"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

domingo, enero 25, 2015

Una tarde de domingo

Cómo extrañaba comer tranquilos y sentirnos apapachados. Dejándonos envolver con el cariño de una comida hecha con dedicación; que necesita ir reuniendo los ingredientes para cocinarse con tiempo, sin prisas, al aire libre, con amigos, pero también con desconocidos. Saborear los platillos representativos de un país lejano, en cierta medida, pero tan cercano a nosotros. Como dice la canción Um dia de domingo: Era necesario, hablar, tomar un respiro, tocarnos, dejar hablar al corazón…y matar saudades, sobre todo.

Todo comenzó por la convocatoria que hizo mi querida amiga Lourdes Hernández, La cocinera atrevida, además de ser periodista y traductora mexicana; es amplia conocedora de la cultura brasileña y embajadora de la comida mexicana en ese país, ahora, de regreso a casa, nos trae al paladar esos sabores brasileños. Aquí hay más información sobre ella.

IMG_1168

La cita era por invitación en una casa al norte de la ciudad de Cuernavaca, rodeados de plantas. El menú era bastante atractivo, lo cual hizo que todos los afortunados asistentes, acudiéramos hambrientos pues ya sabíamos que constaría de varios platillos.

IMG_1151

IMG_1148

El mejor recibimiento fueron las caipiriñas de priprioca, que se volvieron adictivas para mí. Además, un caldito de mocofava, que es una sopa sustanciosa con alubias, tocino, carne de res y especies. Mi descripción es bastante pobre para describir la generosidad del caldo.

Luego vinieron bolinhos de pescado con un quiche de cangrejo y ensalada verde.

IMG_1116

Para esas alturas volví a pedir otra caipiriña, que sin tanto hielo permitió que apreciara más los sabores del limón clavo, el maracuyá y el encantador sabor a madera del jarabe de priprioca.

Después vino el plato fuerte: Arroz con pulpo de Cerará, moqueca de plátano macho, receta del chef Thiago Castanho, (si le interesa saber cuáles son los ingredientes consulte el siguiente vínculo) http://receitas.folha.com.br/receita/2755

IMG_1119

Y el platillo por el que estaba ansiosa probar era el barreado, que es un cocido de carne, típico del litoral paranaense. Es una comida de cocimiento lento, aproximadamente 20 horas, en olla de barro y se sella o se tapa con una masa de harina de yuca, de ahí viene el nombre de barreado. Debí hacerle caso a mi hija Mariana, cuando proponía que lo hiciéramos para su cumpleaños con la receta de Neide. Es un platillo de gran peso y sabor.

IMG_1125

Todo esto acompañado con otro arroz, muy distinto del otro, este era Arroz de puta rica, no se asombre, es una forma de ofrecer lo más placentero y hedonista en un arroz. Así se llama y es un platillo típico de Goías. Llevaba cortes pequeños, suaves y jugosos de carne de puerco, con un sazón tan rico, como sólo Lourdes lo puede crear.

IMG_1128

Lourdes aclara la historia de este arroz en su menú: “las chicas todavía, después de esforzarse, tenían que preparar su comida con las sobras que hubiera en el “centro de esparcimiento”. Así, esa comida, que incluso alcanzaba para los clientes que tenían su tarjeta de infidelidad al día, se fue haciendo conocida como “arroz de puta pobre”. Hasta que llegó una celestina francesa a instalarse en la ciudad, y rápido se dio cuenta que para competir debía hacer diferencia y perfeccionó el plato incrementando cúrcuma y muchas carnes. Su plato se volvió conocido como arroz de puta rica. Perfecto para disculpar a los hombres flagrantes en el camino de la perdición, que justificaban su ida, exclusivamente para comer el arroz de la casa.

Todo esto acompañado con raíz de chayote, yuca, camote amarillo, calabacitas y cebollas de colores asadas al carbón.

IMG_1135

IMG_1130

IMG_1137

¿Y qué creen?, que vino la tercer caipiriña de carnaval, ya para entonces me había informado Felipe qué era ese toquecito tan rico del jarabe de priprioca. La priprióca un tubérculo con un perfume fresco, amaderado y selvático. Algo delicioso y seductor al paladar.

IMG_1142

Al final, claro, ya todos estábamos ahítos con tanta abundancia de platillos. Pero hubo postre: un mouse de guanábana y café brasileño.

IMG_1161

Así terminó la convocatoria a comer de la Cocinera Atrevida. Gracias a Chantal y Kito por la hospitalidad. A Felipe por el servicio. Y desde ahora ya tengo el anhelo de volver a probar sus platillos una vez más… y las caipiriñas, claro está; que como consta en esta inmediata reseña, solamente me inspiró.

IMG_1154

IMG_1163

domingo, enero 04, 2015

Esclerosis invernal

En año nuevo siempre creemos que es como una hoja en blanco para ir cubriéndolo de cosas lindas, buenos deseos y esperanza por mejorar. Aunque por ahí de febrero ya estemos convencidos que las cosas no pintan tan bien y nuestra hoja se llenó de borrones y arrugas. Un optimista diría que el principio del año está lleno de esperanzas y entusiasmo. Yo, que no clasifico dentro de esa línea, solamente puedo decir que el año llega con incertidumbre y mucha pereza. Tal vez porque las vacaciones no han terminado, o porque soy como esas plantas que el invierno las deshoja, paraliza y entran en un estado anquilosamiento. Es decir, en pocas palabras tengo una esclerosis invernal. Allá por marzo se me pasa, total, no falta mucho. Es entonces cuando de verdad se nota la enjundia que prevalece en mí, a pesar de cualquier pesimismo congénito.

Bueno, resulta que me he adelantado a preparar roscas de reyes. Comencé desde el día 3 haciendo una rosca para la familia y para que se llevara mi hija a su casa. Esta vez usé leche en lugar de jugo de naranja. Y eso no me gustó, su sabor no era como el de hace un año. Y es que cada año voy modificando mi propia receta. Este año por ciertas circunstancias no adquirí con anterioridad todos los ingredientes y sólo conseguí una naranja para poner la ralladura. Su sabor no fue tan bueno, pues el año pasado estuvieron extraordinarias, aromáticas y con un fuerte sabor a naranja. Aunque no tanto en la miga y presentación. Fue por eso que decidí no agregarle jugo de naranja ni leche en polvo para que no se poncharan a la hora de hornear. Porque eso fue lo que pasó el año pasado. Estuvieron como aplastadas, asustadas o pasmadas. Jaja, hubo quién me dijo que tal vez se pasaron de fermentación. La química en el pan es de lo más delicado, dependen tantos factores como los ingredientes, la temperatura, el amasado, la fermentación. Uf, me gustaría ser el Walter White en la fabricación de pan.

letscook

El problema es que no soy nada ortodoxa, siempre cambio la receta a la hora de cocinar. Me han dicho que mis roscas se aplastaron por la acidez del jugo de naranja. Ah, pero eso les juro que su sabor era delicioso. En fin, que estas aclaraciones son para mí misma y mis hijas a la hora de que tratan de seguir el ritmo de mis recetas.

Siendo sincera, me encantaría que alguien de ustedes me aclare si de verdad fue la acidez en la masa la que causó que se bajara la fermentación después de horneada. Revisando en las entradas anteriores del blog he usado jugo de naranja desde el 2011, y como se comprueba en estas fotos salieron muy bien.

Aquí dejo la receta que me gusta más. Habrá que comprobar si se bajan después de hornear.

Rosca de Reyes

IMG_0589

¿Cómo lo hago?

500 gr. de harina

80 gr. de azúcar

100 ml. de jugo de naranja

1 cucharadita de esencia de limón

1 cucharadita de esencia de naranja

ralladura de 1 limón

ralladura de 1 naranja

4 huevos

2 cucharaditas de levadura seca

200 gr. de mantequilla

1 cucharadita de sal

Muñequitos de plástico, al gusto

Para el adorno

rajas de higos cubiertos

rajas de naranja cubierta

rajas de acitrón de colores rojo y verde o ate

cerezas

Para la masa de concha

30 gr. de azúcar glas

30 gr. de mantequilla

30 gr. de harina

¿Cómo la hago?

Se mezclan el jugo de naranja, el harina, azúcar, sal y los huevos. La levadura se deja unos minutos remojada en cuatro cucharaditas de jugo de naranja tibio y se agrega a la mezcla. Después poco a poco se agrega la mantequilla. Al último las esencias y las ralladuras. Se amasa toda esta mezcla chiclosa en la batidora con gancho o a mano mínimo unas 200 veces. Poco a poco y con paciencia se verá que la textura de la masa se vuelve más tersa y flexible. Cuando se puede recoger la masa de la mesa sin que se pegue estará lista.

Se deja reposar unas 2 horas en un lugar tibio sin corrientes de aire y tapada con papel film para evitar que se reseque la masa.

Luego se divide la masa en dos partes o en una si se quiere forma una rosca grande. Yo prefiero dividirla en dos, con esta cantidad salen dos roscas, cada una para cuatro o cinco personas. Se espolvorea con harina la superficie de la mesa donde se va a trabajar, tratando de formar un rectángulo con la masa, ayudándose de un rodillo de madera.

Se coloca dentro la cantidad de muñequitos que se desea y se va enrollando el rectángulo hacia arriba con el fin de formar un taco largo. Con un poco de agua se pega ambas puntas y se hace la rosca cuidando que queden las uniones del taco hacia abajo.

Se decora con masa de concha y el adorno de la fruta. IMG_1234

Masa de concha

Se amasa la mantequilla, azúcar y harina hasta que queden perfectamente mezcladas, se hacen pequeños rectángulos de ½ cm. de ancho, como si fueran tortillas cuadradas.

Adorno

Una vez formada la rosca se barniza con un poco de huevo batido, cuidando que no escurra en la bandeja. En la unión de ambas puntas se recomienda cubrir con la pasta de concha, luego en la parte del extremo de abajo y de los lados. Como si fueran los números de un reloj: 12, 3, 6, 9. En la foto se ilustra cómo. Entre cada masa de cocha se colacan las rajas o tiras de fruta seca, intercaladas. La rosca ya formada y decorada deberá doblar su volumen, en un lugar tibio sin que se tropiece la masa. Una vez elevada se meta al horno a temperatura de 180° centígrados, unos 20 minutos o hasta que la rosca esté dorada.

IMG_0593

sábado, octubre 25, 2014

Con sabor a maguey

IMG_0056

Tuvieron que pasar muchos años para que el mezcal se pusiera de moda. Sucedió igual que el boom del tequila hace algunos unos años, ahora el mezcal acompaña las tertulias nocturnas. Parece que por fin se reconoce y valora la amplia variedad de magueyes y técnicas para su elaboración. A mayor diversidad de magueyes mayor diversidad de mezcales. A pesar que la Denominación de Origen sólo le otorga a los estados de: Oaxaca, Guerrero, Zacatecas, Durango y San Luis Potosí;  históricamente cualquier bebida de agave siempre fue llamada mezcal. Entonces,  no por eso se deja de encontrar mezcal en: Michoacán, Tamaulipas, Jalisco, Estado de México y Morelos.

Hace unos meses me invitaron a visitar una fábrica de mezcal en Chilapa de Álvarez, Guerrero. Después de tres horas y media de camino desde la ciudad de Cuernavaca, llegamos a un lugar con mucha vegetación y clima cálido. Yo le digo fábrica, pero el nombre correcto es Beneficio. Es una cooperativa con distintos productores de mezcal. Todos juntos tienen una marca: “Sansekan tinemi” y en como es costumbre en estos procesos más detallados de una bebida alcohólica, cada botella ostenta con orgullo el nombre del maestro mezcalero que la produjo. Son cuarenta y dos maestros mezcaleros y cada uno aporta su propio conocimiento con los agaves.

Sansekan tinemi: es lengua náhuatl y significa: Seguimos juntos. Esta es la placa que está en la entrada de las oficinas.

IMG_0047

IMG_0052

El mezcal tiene un rostro. Y los productores de mezcal tienen aquí sus fotos. Cada botella tiene el nombre del maestro productor del mezcal. Cualquier reclamo ahí está el nombre. Pero no hay reclamos. Es un producto de excelente calidad.

IMG_0060

IMG_0063

IMG_0069

IMG_0072

IMG_0074

IMG_0075

IMG_0077

Todo esto es una muestra de el vivero dónde preservan la propagación de los magueyes, es una empresa autosustentable. Para elaborar su mezcal ellos usan en su mayoría el agave cupreata o papalote. Es un maguey endémico de la cuenca del Balsas.

IMG_0102

IMG_0099

Después de 10 o 15 años, el maguey está listo para cortarlo. Se utiliza esta herramienta que se llama tarecua. Sirve para desmontar y cortar las hojas del maguey para dejar lista “la piña” y depositarla en el horno para la preparación del mezcal.  Los señores Onorino Tlacotempa, Aarón González y Faustino Castro nos dieron una demostración del corte y labranza de un agave para dejar la piña lista. Como todos los trabajos de agricultura, éste es sumamente arduo y requiere de mucha fuerza y destreza para dejarlo bonito, como una piña.

IMG_0108 IMG_0111IMG_0125

IMG_0112

IMG_0133

Se necesita entre 10 y 15 kilos de piñas de maguey para producir un litro de mezcal. Así que a valorar cada gota de mezcal que se toman. Los parajes donde se encuentra el maguey también son importantes. El ambiente, el agua de manantial y la geografía hacen que se refleje en el sabor del mezcal. Sabores a tierra húmeda, sabores a copal, frutas, eucalipto, encino, flores, maderas están presentes en cada sorbo.

IMG_0153

IMG_0157

Con ese carrizo y la jícara de cuatecomate se comprueba la calidad del mezcal. Este carrizo, llamado venencia se llena de mezcal como si fuera un popote y se deja caer sobre la jícara, de acuerdo a la cantidad, estructura y duración de las perlas (burbujas de aire) indicará la densidad del azúcar en la graduación alcohólica del mezcal. Entre 42° y 55° es una escala de un buen mezcal.

El método tradicional para saber la calidad de un mezcal

IMG_0093

La degustación del mezcal es, como casi todas las bebidas alcohólicas, un verdadero ritual. Primero que nada oler con la boca abierta, de ese modo se percibe mejor los aromas de la bebida. Luego un pequeño sorbo, que ruede por toda la cavidad bucal; como su sabor es imponente tiene que prepararse el cuerpo poco a poco; es el round del conocimiento. Sólo entonces estaremos listos para la primera toma. No es recomendable acompañarlo con limón porque su acidez apaga los sabores del mezcal.

¿Y la receta?

Pollo y manzanas en penca de maguey

Yo me enguisho

Tú te enguishas

Nosotros nos enguishamos

¡Ayyy ay qué comezón!

Enguishar es una palabra rara, no conozco el origen, supongo que de alguna lengua indígena, en mis diccionarios de nahuatl no la encuentro. Sin embargo, la gente que la usa sabe a qué se refiere: un ardor con comezón porque la savia de los magueyes queman. Yo no sé cómo le hacen los maestros tlachiqueros y mezcaleros para resistir el enguishe que producen los agaves a la hora de cortarlos y rasparlos. Ellos dicen que se va uno acostumbrando. Nosotros cuando nos demostraron el corte del maguey, tocamos varias veces “las piñas” y nos enguishamos. Sobre todo cuando me puse a recoger algunas pencas porque se me ocurrió usarlas de recipiente para guisar una carnita. En el estado de Hidalgo es común que guisen el pollo en penca de maguey pulquero, le llaman ximbó, que es una palabra de origen otomí,  en este caso yo me encontraba en otro estado y sólo había agaves mezcaleros.

¿Qué necesito?

unas pencas de maguey

fajitas o pechugas de pollo aplanadas

pasta de achiote disuelto en un poco de naranja agria y 2 onzas de mezcal

sal, orégano y comino al gusto

verduras en rajas. Yo sólo tenía champiñones y espárragos, verduras poco comunes para algo así, pero le dieron buen sabor al guiso.

¿Cómo se hace?

Las pencas se ponen directamente sobre la lumbre para evitar que arda la piel, es decir, para que no se enguishen.

Con mucho cuidado se abren por la mitad sin despegar la orilla.

Sobre un refractario se ponen las pencas, adentro se colocan las pechugas ya sazonadas con la pasta de achiote y las especias, luego las verduras y se tapa.

Se cierran las pencas y así se mete al horno a 180° por 40 minutos, hasta que esté cocido el pollo y las verduras.

IMG_0195  IMG_0196 IMG_0197

IMG_0202 IMG_0204 IMG_0205

IMG_0208

IMG_0211

Las manzanas horneadas son más sencillas de preparar: se pelan, se parten en rodajas y se le pone azúcar y canela al gusto, más 2 onzas de mezcal y una vaina de vainilla de Papántla. Se llevan al horno por media hora. Estarán listas para servir.

IMG_0217

jueves, mayo 29, 2014

La hora del bicho

 

IMG_0022

Estas lluvias adelantadas de mayo hay traído visitantes inesperados. Al oscurecer, comienza la hora del bicho: polillas, comejenes o como se llamen esos insectos alados, traspasan los mosquiteros de mis ventanas y comienzan a revolotear alrededor del foco. Tiran sus alas y caen al piso. En este caso, caen sobre la mesa, porque justo en medio de la habitación está la mesa de trabajo que uso para cocinar. Al caer, desprenden sus alas y su apariencia se vuelve más repulsiva; parecen hormigas flacas y albinas. Se mueven con desesperación sin causa aparente. Tal vez se sienten más ligeras y con esos movimientos sin ton ni son, están representando una danza feliz que atestigua la brevedad de su vida. Vaya a usted a saber. Lo que sí, es que se vuelven más peligrosas sin alas, porque lo que buscan es “carnita con corazón de madera

bichos

Por fortuna, en este “paraíso tropical” es común hacerse de un artefacto para contrarrestar el ataque de los bichos invasores. Un raquetazo de éstos y ¡chaas!, se electrocuta; su chasquido es como una palomita de maíz que revienta. Y la luz blanca del foco, ah, esa luz se convierte en un imán atractivo para revolotear aturdidos y caer justo donde me molestan. Caen y caen los bichos, truenan y truenan. Caray, déjenme trabajar. Tengo que apagar las luces, ¿quién me manda a cocinar de noche?

IMG_0015

Cerré la ventana y siguen entrando (incluso ahora que estoy escribiendo este post). El mes pasado era el mes del los mayates, unos escarabajos torpes. A esos no les hacía nada, simplemente los sacaba de la casa y los aventaba al jardín. 

Ni hablar, los bichos me siguen. En la colonia que vivía en el D.F., también llegaban comejenes. Seguramente por vivir en una casa vieja y con vigas de madera tenía el atractivo necesario para que arribaran en el verano, siendo que en otras colonias eran plagas desconocidas.

Lejos de esos insectos tuve que llevar mis tazones para preparar un pan de avena y plátano. Es un pan sin harina, bastante atractivo para los celiacos. La receta la descubrí en el mejor blog de cocina de Costa Rica de mi amigo Luis. Yo le hice unas pequeñas modificaciones a su receta, pero básicamente a él le debo la idea.

Me gusta este pan porque se aprovecha los plátanos que se ponen negros y todo el mundo desprecia; es una opción más a un pastel de plátano.

Pastel de avena y plátano, sin harina (ni azúcar)

IMG_0013

Todos somos macacos

¿Qué necesito?

3 o 4 plátanos muy maduros, casi echados a perder (2 tazas)

1/2 taza de cranberries deshidratados (arándanos)

3 cucharadas de semilla de chía –opcional—(la receta original no lo lleva, pero esto hace que quede menos húmedo)

1/2 taza de almíbar de maracuyá  --opcional-- (Tres maracuyas se les sacan la pulpa, se ponen a cocinar por 15 minutos y después se retiran del fuego y se licúan. Una vez licuado se cuelan y se vuelven a hervir unos 6 minutos endulzando al gusto. Yo le pongo muy poquita azúcar)

2 huevos

1/4 taza de aceite

1 1/2 taza de avena en hojuelas

1 cucharadita de royal

¿Cómo lo hago?

Licuar plátanos, huevos y aceite. Pasar a un tazón y poner avena, chía, almíbar de maracuyá, royal y cranberries.

Poner en un molde engrasado y enharinado, se cubre con avena molida (yo no la molí).

Se pone al horno a 180° por espacio de 20 minutos o hasta que el centro esté firme y el cuchillo o palillo que se introduzca salgan seco. Es un pastel bastante húmedo, por lo cuál habrá que tener cuidado de no hornearlo en exceso.

 

IMG_0024

Este que último que hice no le puse maracuyá, incluí un poco de xoconostle en almibar, me gusta el toque ácido con el plátano.

IMG_0029