"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

miércoles, febrero 19, 2014

Para cuidar el ambiente hay que comenzar por casa

Según hoy en las noticias, en este día que está en el país el presidente Obama y el Primer Ministro de Canadá, Stephen Harper; los ambientalistas del Grupo de los 100 quieren que se trate el tema de la desaparición del fenómeno migratorio de la mariposa monarca. La cual es el símbolo del Tratado del Libre Comercio de América de Norte, léase para los que no lo tienen presente son: Canadá, Estados Unidos y México. Porque luego, con eso que los europeos y asiáticos les dicen americanos sólo a los güeritos, se les olvida que también los prietos mexicanos somos parte de América, vaya.
1794595_10152208032714337_1357252654_n
Debido a la tala clandestina que prospera en los estados de Michoacán y provoca la desforestación de los bosques y el uso de herbicidas en los campos de cultivo, donde crece soya y maíz genéticamente modificado, las mariposas están prácticamente muriendo de hambre porque en esos campos crece silvestre la planta del algodoncillo o asclepia con las que se alimentan. Los ambientalistas proponen “que se establezca un corredor ecológico en los campos, en donde se siembre el algodoncillo, pidiendo a los granjeros que colaboren. El corredor tendría que ser establecido por la comisión ambientalista del Tratado del Libre Comercio, consultando a los granjeros para no afectarlos y que sean capaces de respetarlo”.
IMG_0579
Precisamente, ese respeto es lo que quisiera ver. No sólo en los campos, sino en sus propios jardines y macetas que siembran todos ustedes que me están leyendo. Desde que llegué aquí a Cuernavaca no he encontrado un solo jardinero con conciencia ecológica. Todos son unos ignorantes de su propio negocio, no tienen idea ni del nombre de los árboles nativos de esta región. Además de que tienen una concepción del paisaje muy pobre. Para ellos y para la mayoría de los que tienen un jardín aquí, la idea es tener un pasto primoroso y unas cuantas plantitas, si acaso un árbol que les de sombra. Pero no hay ningún respeto con las hierbas silvestres que brotan con singular alegría en dónde logran crecer. Usan sin discreción gran cantidad de fumigantes, abonos químicos y herbicidas. Sin ir más lejos, ahora que pasaron las lluvias, uno de los dos jardineros que vienen una vez al mes a mi casa, me dijo que: debería de aplicar un herbicida porque la hoja santa ya está creciendo como si fuera plaga. Pero, ¿cómo le voy a poner herbicida a las plantas que uso para cocinar, al suelo que siembro y a todas esas deliciosas verdolagas que crecen silvestres?, le dije. Por supuesto que no lo aplicaron. Cada que vienen los trato de la mejor manera posible para que continúen acicalando mi jardín y me ayuden a la dirección que quiero darle a mis plantas, porque no quiero que dejen de venir ya que es demasiado trabajo para mí sola y éstos han sido los menos malos. Siempre trato de tener algún refrigerio, algún panecito o mermelada para que acepten mis ideas que para ellos son absurdas y rupestres en el manejo de mi jardín.
IMG_0584
Es que ésta la planta: el algodoncillo o asclepia es altamente prolífica cuando empieza a reproducirse. Su semilla revienta y se esparce por el aire creciendo por todos lados.
IMG_0575
Espero que los campesinos no la combatan como desearían mis jardineros. A los que tengo que estarles diciendo que por favor no la arranquen. Precisamente yo sembré esa planta porque me gusta mucho la flor. He oído que también le llaman quiebramuelas, porque la usaban antiguamente para arrancar los dientes picados, pero es muy tóxica y sólo las orugas de monarca la consumen sin peligro.
IMG_0581
IMG_0399
Hace más de un mes vi en una de las columnas de mi casa una crisálida de mariposa, me llamó la atención que no estaba en un árbol. Había visto otros capullos pero ninguno como este. Lo que más me atrajo fue el color verde con pequeños puntos como si le hubieran pegado diamantina y un delgado anillo de color negro. Parecería que alguien la pintó de ese modo. Mi hija, la bióloga, me dijo que era un capullo de mariposa monarca. Yo leí un artículo en el periódico local que está llegando la mariposa monarca a los bosques de la parte norte de Morelos, en Huitzilac, específicamente. Pero luego oi decir a otros biólogos de la UAEM en el radio, que no, que era otra especie. ¿Será melón o será sandía?, pero la mariposa salió de su pupa y con las fotos pude comprobar sin dudas que es una monarca.
IMG_0407

monarca
monarca2
Ya no han salido más crisálidas de mariposa monarca; ya hace bastante calor. Lo que sí veo es como corretean otras de su misma especie sobre las flores de asclepia que crece libremente por todo el jardín.
Yo sólo pido que: en buena onda, dejen de usar insecticidas, herbicidas y demás venenos, nos estamos acabando el planeta. Es altamente gratificante saber que un pequeño capullo de mariposa ha crecido en los muros de la casa tan sólo por dejar crecer libremente estas flores que tanta gente considera como plaga.
IMG_0444

domingo, febrero 09, 2014

Comiendo calamares

IMG_0433

Me gusta la gente que no tiene reparos para comer mariscos ni le pone peros al pescado. Que sabe dejar limpio el esqueleto de un pescado frito sin hacer “sopas de espinas”. Me gusta que mi madre me haya inoculado el gusto por saber comerlo y no sólo pedir el filete de pescado; pero más me gusta haber aprendido a limpiar calamares. En estas épocas de verdura picada, limpia, desinfectada, frutas rebanadas y descorazonadas, no he encontrado todavía quién venda listos para cocinar los calamares. Venden enlatados, sí, pero así no sirven para hacerlos a mi gusto. En este país conozco poca gente que le guste comprar calamares o que se precie de saberlos limpiar. La mayoría los asocia con el pulpo y ya sabemos muchas leyendas negras de pulpos. Pensándolo bien, el pulpo también es otro producto difícil de cocinar, sobre todo de que no se pele de su piel al guisarlo, que no salga duro o que no se sepa quitar la tinta. Siempre será más fácil limpiar un pulpo que un calamar, sobre todo por el tamaño y la cantidad. Venden anillos de calamar en el Mercado de San Juan, congelados, listos para guisar pero su sabor se ha evaporado, tal parece que esta uno mascando un llanta de carro. Seguramente eso pasaría si vendieran los calamares limpiecitos listos para hacerlos en una pizza, empanada o simplemente al ajillo.

Estos calamares que preparé están aliñados con un poquito de ajo, porque les puse un alioli para comerlos en una chapatas.

Chapatas de calamar

¿Qué necesito?:

1 ajo picado

1 cucharada de aceite

1 kilo de calamar americano

1 cucharadita de pimentón

Mantequilla clarificada o aceite oliva

al al gusto

4 chapatas

media taza de frijoles refritos

Salsa Alioli:

1 taza de aceite de oliva o girasol

2 ajos pequeños o 1 mediano

1 limón

1 huevo

sal al gusto

hojas de lechuga romana y berro

¿Cómo lo hago?

(Esto se oye bastante tétrico, ni modo) A los calamares se les desprende la cabeza y se le arranca un pico pequeño que tienen exactamente en el centro. En la parte de adentro de la bolsa del calamar está la pluma como de celofán que hay que jalar con el dedo para quitar entera, junto con las vísceras. Cuando se haya hecho esto con cada cuerpo del calamar se lava perfectamente cada bolsa y cabeza del calamar.

IMG_0414   IMG_0417 IMG_0415

IMG_0420  IMG_0421  IMG_0424

Las cabezas con brazos se dejan enteras, el cuerpo se corta en tres partes y se echan al fuego directamente en una sartén con un poco de sal y pimentón. Al comenzar a cocerse sueltan mucha agua, yo procuro juntarla en un recipiente y reservarla para cocinar arroz o como fondo de alguna sopa. Una vez que retiro el agua que escurren les agrego una cucharada de mantequilla clarificada y los dejo un par de minutos o hasta que estén suaves. Se cuecen muy rápido. Si se les deja más tiempo se van haciendo más pequeños y más chiclosos.

 

IMG_0426

Cada chapata se abre a la mitad, se unta por un lado con alioli, por el otro se le embarran frijoles refritos y se colocan las hojas de lechuga, berro y los calamares guisados.

IMG_0428

Salsa aliolí.

Se coloca en la licuadora todos los ingredientes, (a mí me gusta colocar además, un trocito de chile chipotle en vinagre y queda un aliolí picoso, bien chipocludo, mmh) y se licúa hasta que espese.

IMG_0436

 

Baby squid

Esta es otra forma de prepararlos, muy común en los restaurantes de sushi. Se rellenan con pasta tampico. Que sería bueno saber si es de Tampico, Tamaulipas. Tendría que preguntarle a Nora si sabe algo al respecto. Saludos Nora.

IMG_0455

Si logran encontrar calamares más grandes el resultado será mejor. Yo sólo encontré un tipo de calamar más pequeño en el supermercado. El calamar americano es de buen tamaño para rellenar.

¿Qué necesito?

Para dos personas

6 calamares limpios

Para la Pasta o Salsa Tampico:

2 surimis de buena calidad

mayonesa

1 chile serrano

1/2 cebolla pequeña

¿Cómo lo hago?

El calamar una vez limpio se le arranca la piel, es fácil no cuesta trabajo, también se arrancan las aletas, la cabeza queda igual, esa no se pela.  Luego se hierven en agua con sal, unos 4 minutos es suficiente. Se deja escurrir.

IMG_0419

El surimi se pica lo más fino posible, lo mismo que la cebolla y el chile. La cantidad de mayonesa dependerá de la necesidad para integrar los ingredientes. Tal vez unas tres cucharadas.  Se comienzan a rellenar con una duya o una bolsa de papel con una orilla abierta. Recomiendo que la bolsa de papel se resistente, porque luego se revientan al presionarlas. 

Una vez llena la bolsa del cuerpo del calamar se introduce el copete de su cabeza.

IMG_0448 IMG_0450 IMG_0451

Se sirve con una salsa dulce de teriyaki o con cualquier salsa que ustedes prefieran, se rocía también de ajojolí tostado.

IMG_0454

Ahora bien, una disculpa para los que pasan por aquí y buscan leer algo nuevo; he  estado desaparecida desde hace ya casi dos meses. Es una pena que ya estamos a febrero y esta sea la primera entrada del año. Procuraré estar más presente. Lo siento. Reciban un abrazo y pónganse a practicar a limpiar calamares para luego dejarse consentir con unas tortas de calamar y una buena cerveza. Sean felices.

domingo, diciembre 22, 2013

La paz de cada quién

 

La supuesta paz que tanto se desea, se canta y se pregona en estas fechas queda desvanecida al mirar el tránsito, acudir a cualquier mercado, supermercado o centro comercial. Es por eso que siempre, al comenzar diciembre, lo que tengo ganas es de adquirir la condición biológica de los osos que hibernan, se desaparecen de su entorno, se aíslan, duermen y luego regresan más flacos y hambrientos. Pero lo que realmente me ocurre es todo lo contrario; tengo que soportar desde noviembre preguntas de gente sobre los supuestos “planes” de algo que no tengo ni la más remota idea de cómo voy a pasar la navidad, aggh. Eso no se vale, digo yo. Déjenme descansar, es lo único que quiero. No quiero saber de platillos, de recetas, de preparaciones complicadas y manos hinchadas por tanto trabajo. Pero no, no descanso,  hasta pongo mi nacimiento y trato de estar en sintonía con esa “paz” que nos deseamos todos.

Buscando llenarme de entusiasmo para estas fechas, nada como hacer pan. El olor apacigua mi ansiedad, me relaja, a pasar de los platos sucios y andar comprando los ingredientes. Ni modo, es lo malo de no poseer la capacidad para hibernar y ahorrar recursos. Tonteando en la red, vi un video sobre la elaboración de un pan de pesto y ese video me llevó a otro de espinacas. La virtud que tienen es que son baratos y con una presencia espectacular. No requieren grandes ingredientes. A este sólo es necesario tener antes un buen pesto casero. Mirando este video del pan, vi que hay la opción para hacerlo dulce y rellenarlo de Nutela, pero eso no me entusiasmó.

Es un reto hacer este pan, lo hice dos veces y todavía no domino a la perfección el dobles de las puntas. Tendré que seguir intentando.

IMG_0480

Pan de Pesto

¿Qué necesito?

500 gr. de harina blanca

1 cucharada de sal

1 taza de agua o más

4 cucharadas de aceite de oliva

1 cucharadita de azúcar

27 gr. de levadura fresca o 7 gr. seca

1 ½ tazas de pesto*

¿Cómo hago el pesto?

Se compra albahaca fresca, aproximadamente 300 gr. Se lavan se deshojan, se dejan secar bien y luego se licuan con 2 dientes de ajo grandes, sal al gusto, 1 taza o más de aceite de oliva y se le ponen 3 cucharadas de piñones. Como los piñones están carísimos y yo no tenía le puse nuez de macadamias porque fue lo que mejor encontré para sustituirlos. También lleva queso parmesano, unos 80 gr. aproximadamente. Yo no le puse. Todos los ingredientes se muelen en la licuadora y se obtiene una salsa espesa y aromática que puede guardarse varias semanas en el refrigerador.

¿Cómo hago la masa?

Se mezcla la sal con la harina, luego con esta se hace un pequeño volcán sobre la mesa en el centro se agregan el aceite de oliva, azúcar y la levadura fresca se disuelve en ¼ de agua ligeramente tibia. Definitivamente me quedo con el sabor y los resultados de la levadura fresca. Así como dicen que el cine se ve mejor en el cine, el pan sabe mejor con levadura fresca. Se va amasando poco a poco agregando la taza de agua según se requiera. Debe quedar manejable y suave. Si requiere más agua se añade con precaución de no excederse. Con unas 200 vueltas de amasado quedará una masa tersa y manejable. Se deja reposar cubriéndola con un trapo o papel film, en un lugar lejos de corrientes de aire, hasta que la masa haya subido el doble de volumen.

Después se divide la masa en tres partes iguales y se extienden con un rodillo hasta hacer tres discos del mismo tamaño. Yo utilicé un molde con orilla y eso me estorbó, recomiendo extenderlo sobre papel encerado y luego trasladarlo a una bandeja plana con mucho cuidado. Como se ve en el video recomendado. Lo tienen que ver porque sólo así se perfecciona la manera de doblar este pan:  http://www.youtube.com/watch?v=JPfynIBvOLY

IMG_0450  IMG_0452 IMG_0456

IMG_0459 IMG_0463 IMG_0464

IMG_0467 IMG_0471 IMG_0477

Se deja fermentar por segunda vez ya doblada y se mete a horno precalentado unos 20 min. a 180°. Es un poco engañosa la masa, asegurarse que quede bien cocida, a mi la segunda vez me quedó algo cruda. Ah sí, sobre todo cuando te quieres lucir, todo te sale al revés.

IMG_0478

Y viendo el video, descubrí otro  pan igual llamativo

IMG_0520

Sol de espinaca

Como la receta está en alemán le pedí a un amigo que me ayudara en la traducción, pero sinceramente yo no lo hice así. Utilicé la misma masa de la receta anterior y la masa la dividí en dos círculos. Por tal razón queda más grande el pan y alcanza para más gente. Lo curioso de la receta en alemán es que no lleva levadura, sólo con el vino. La probaré así para la próxima vez..

¿Cómo lo hago?
Masa

500g de harina
90g de aceite de oliva (extra virgen)

200ml de vino blanco seco, templado
2 cucharas de sal

Se pone todo en un cuenco y luego se amasa sobre una mesa, con fuerza hasta lograr una pasta manejable y que se deprenda de la superficie. Repartir la masa en dos partes y estirarla formando dos círculos con un diámetro de 30 cm. Poner un círculo en una bandeja que lleva papel de horno, mientras apartas el segundo círculo.

Relleno:

100 gr. de queso parmesano

350 gr. de espinacas

350g de queso ricotta o requesón
1 huevo
2 cucharitas de sal
1 cucharita de pimienta negra
nuez moscada a discreción

Aparte, se ralla 100g de queso parmesano.

Luego triturar 350g de espinaca bien exprimida (yo no la trituré cruda, acitroné la espinaca un poco con cebolla en un sartén y luego la licué)
Mezclar con una espátula la espinaca y el queso. Agregar los ingredientes que faltan. Mezclar bien.
Precalienta el horno en 180°C.
Pon una parte del relleno en el centro del círculo de masa. Distribuye el resto del relleno alrededor del centro. Pon encime el segundo círculo sobre el primero. Aprieta el margen de la masa con un tenedor y corta la masa que sobra. Encasqueta un vaso grande sobre la loma en el centro.
Corta la masa periférica con un cuchillo en 16 partes, como si fueran los rayos de una bicicleta. Gíra los trozos para colocarlos con el relleno hacia arriba.
Después usa un tenedor para pinchar unos pequeños agujeros en la masa de la loma.

Cuécelas por 30 a 40 minutos a 180°C. ¡Va muy bien con una salsa de ajo!

El video es este: http://www.youtube.com/watch?v=O9QO-mw_pCg

IMG_0505 IMG_0509 IMG_0511

IMG_0512 IMG_0514 IMG_0515

 

Tanto este sol de espinacas como el de pesto requieren mucha paciencia. Es ahí donde encuentro esa paz tan sobada de la que habla la gente.  Esta es la paz que yo hallo en el cuidado que se requiere para amasar, dejar fermentar, rellenar, cortar, doblar, dejar reposar. Ese tiempo que trascurre entre estas preparaciones es mío. En el están los pensamientos y las ideas que acuden a mí sobre estas épocas de fin de ciclos, de años, de retos, de pasarse en limpio otra vez; como el calendario que estrenamos cada año.

Les deseo a ustedes que encuentren esa paz de la manera que mejor les plazca. Que tengan una feliz Navidad, que el año nuevo sea benévolo con todos. Y, sobre todo, está presente el deseo que este país no se nos desmorone entre las manos. 

IMG_0524

martes, diciembre 10, 2013

Hay comida que es más bonita cuando está cruda

“Había frijoles poéticos

y también garbanzos matemáticos

en los pueblos esqueléticos

con sus días de pedernal”

Fragmento de “Tiempo de Híbridos” de Rockdrigo González

IMG_0357

 

Los frijoles ayocotes son como piedras del río; sus tonalidades matizadas como gemas semipreciosas o de un sólo color brillante son espectaculares. Estos de la ciudad de Puebla tienen más colorido. Los colores más comunes son el morado oscuro. En esta época es la cosecha y se encuentran fácilmente en los mercados de esa ciudad.

Habría que componerles una poesía a estos humildes frijoles, que según me entero son un platillo que se cocina en época navideña.

Hace muchos años hice una receta de ayocotes. Precisamente, por su atractivo color morado, pero… no me gustaron nada. La verdad es que mi madre me traumó con los frijoles y eso de comerlos enteros no es lo mío. Me gustan más si están aplastaditos. Esos que hice aquella vez no los aplasté, los guisé según la receta y no me los comí. Además tenían un leve sabor dulzón que no me convenció. Ahora, después de veinte años volví a hacerlos y me gustaron más con la receta de la mamá de mi amigo Javier.

IMG_0363´

¿Verdad que están re bonitos?

Me animé a hacerlos porque me dijo mi amigo que su mamá los molía en el metate. Como no soy hábil moliendo en el metate y como tengo una Thermomix, los metí ahí una vez que los cocí. Lo triste de esta historia es que toda la belleza colorida se perdió al cocerlos y que no aparté ningún ayocote para seguirlos contemplando así crudos.

IMG_0386

Así en foto pequeña para que se vean menos feos

Lo bueno fue que esta receta sí me gustó y me animaré de nuevo para volverlos a comprar y guisarlos ahora sí con carne de puerco, que me dijeron que quedan mejor.

¿Qué necesito?

1/2 k. de frijol ayocote

hierbas de olor: orégano, tomillo, laurel

1 lata de chiles chipotles en vinagre

dos cebollas grandes

3 cucharadas de manteca de cerdo

¿Cómo lo hago?

Los frijoles se ponen en remojo toda la noche, se les tira el agua y se enjuagan al día siguiente. Se les dá un ligero hervor y se les tira el agua. Este fue un secreto que me dieron para que se les quite el sabor dulzón que tienen.  Luego se vuelven a poner a la lumbre en una olla expres con hierbas de olor, sal al gusto y una cebolla. Aproximadamente media hora o más.

Se pueden moler tanto en metate como aplastarlos con un machacador y pasarlos por una coladera o bien meterlos a un aparato electrodoméstico y dejarlos hechos puré. Todo junto con las más hierbas de olor y chiles chipotles al gusto.

En una olla se pone al fuego las cucharadas de manteca y la otra cebolla picada hasta que esté trasparente. En esa manteca se vacían los ayocotes molidos con las hierbas y los chiles. Hasta que se sazonen y se hagan bollito.

IMG_0394

Se sirven con rebanadas de queso y totopos

 

IMG_0400

O con chicharrón y quelites

Es una receta sin artificios ni grandes excesos para celebrar las fechas de fin de año. No comulgo con los grandes gastos que se hacen en estas fechas, ni con los regalos, ni el alboroto de la Navidad. Mi espíritu no me pide sorpresas ni excesos. Una comida sencilla y tradicional con ingredientes mexicanos.