"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

jueves, noviembre 12, 2009

Inés, Inés, Inecita, Inés

En un día como hoy nació un portento de mujer, el Fénix de América, la décima Musa, de ideas sabias y revolucionarias: Sor Juan Inés de la Cruz. Ella vivió adelantada a su época, su mejor biografía la escribió Octavio Paz en Las Trampas de la fe. Leo ahi que acostumbraba a cortarse el pelo en castigo cuando no tenía disciplina y rigor en sus textos, cuando no lograba lo que se proponía. Si yo tuviera esa costumbre estaría rascándome la pelona todo el tiempo. No podría crecer ni diez centímetros el pelo de mi craneo cuando ya tendría que rasurarlo. Esta cabeza mía no merce las trenzas que peino.

Sor Juana ha sido muy estudiada en su parte literaria, sin embargo en otro de sus muchos artes como la cocina está muy olvidada, supongo que como ya dije aquí , esas recetas se volvieron complicadas por no dar medidas adecuadas y por recetas que lo mismo emplean ingredientes dulces que salados. Sin embargo hoy en su honor retomo este soneto que me encanta, bueno toda su obra poética siempre me ha gustado, aunque tal vez ya no tanto su teatro, pero... ahí está para dicha de todos.


¿En perseguirme, mundo, qué interesas?

¿En perseguirme, mundo, qué interesas?
¿En qué te ofendo, cuando sólo intento
poner bellezas en mi entendimiento
y no mi entendimiento en las bellezas?

Yo no estimo tesoros ni riquezas,
y así, siempre me causa más contento
poner riquezas en mi entendimiento
que no mi entendimiento en las riquezas.

Yo no estimo hermosura que vencida
es despojo civil de las edades
ni riqueza me agrada fementida,

teniendo por mejor en mis verdades
consumir vanidades de la vida
que consumir la vida en vanidades.


Ya vendrán recetas barrocas más adelante, aunque no serán de Sor Juana literalmente. Mientras, necesito aplicarme en otras lides, necesito disciplina, hace mucho frío para traer la cabeza rapada.

4 comentarios:

190.arch dijo...

Por eso se ponía la cofia, pa' no agarrar frío!
Juana Inés nació en una época en la que ser monja daba el máximo de libertad a las mujeres, en ese entonces, también me metía a monja!

RosaMaría dijo...

Qué interesante tu post!Me encantan sus poesías. Aunque no leí su vida. Veré de conseguir el libro que mencionas. Saludos.

Anaïs Abreu dijo...

TAN HERMOSA ELLA, TAN HERMOSA TÚ.
BESOTES.

Zugazagoitia dijo...

Mujer de cabellera bruna, este blog se muere de hambre, no te ausentes tanto