"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

martes, abril 13, 2010

Hoy amanecí bien hippie

Yo sigo con el tema de las flores. A veces me da un poco de culpa pensar que si como flores estoy impidiendo que lleguen a ser frutas. Pero no todas las flores se transforman en fruto. No como flores de durazno pero bien que compro una varita para ponerla en un florero. Tampoco como flores de mango. Pero sí bebemos infusiones de flores, como las de azahar y tila para dormir, las de bugambilia y mercadela para la tos, o la de jamaica para hacer agua fresca y luego, ya que soltó su sabor, esa flor sirve para comérsela en tacos. Si comemos frutas, esas frutas antes fueron flores, entonces, podremos decir que alguna vez al menos, todos hemos comido flores de alguna forma.

Hay alimentos sin procesar que por si solos son bellos, casi todas las verduras y frutas lo son, pero las flores que además de adornar sirven para comer tienen un plus agregado que las hace más valiosas. Ah, pero, es curioso, la flor que más comemos los mexicanos: la flor de calabaza, nadie la pone en un florero para admirarla o para olerla.

Hay un monumento al camarón en Campeche, los pescadores lo hicieron en agradecimiento a ese crustáceo que les ha permitido vivir de él, yo me pregunto y ¿por qué no un monumento a la flor? La flor nacional de México es la Dalia. ¿Sabían que se comen los pétalos y el bulbo de esta flor? Yo no sabía, y la comí en el jardín botánico de la UNAM, hace dos años, fue una experiencia muy grata.

In xochitl in cuicatl: Flor y canto. Era lo que nuestros antepasados entendían como un instante y una eternidad, llegar ahí donde se trasciende la efímera existencia humana. Correspondiendo al sonido musical y la belleza, la fragancia y por supuesto,-ellos también lo sabían-, al alimento que la flor por sí sola puede ser.

Dicen que somos lo que comemos, en este caso ¿quién no quisiera que la acción de comer flores ayudara a contrarrestar la violencia en este país? Así todos, al masticar la belleza y sutileza de una flor los sentimientos de ambición y venganza se diluirían. Además con el resultado de comer flores en demasía, se podía generar un gen que a la larga impidiera ese quiste indeseable que se llama corrupción penetre en el torrente sanguíneo de los individuos. De esa forma el cerebro tendría una expansión y mejor oxigenación para permitir reconocer que el deseo de poder y dominio sólo es vulgo vano ante la dicha de olisquear y saborear la naturaleza rústica de una quesadilla de flor de calabaza, aderezada con un molito amarillo y queso Oaxaca. Una felicidad gastronómica sería el camino para allanar mejores sentimientos. Imaginen el espíritu de cualquiera de nuestros gobernantes, ennoblecido y apoyando lo que clamaba el poeta Luis Rius: No se puede vivir como si la belleza no existiera.

Se tendría que hacer un jardín florido todo el territorio nacional. El estado de Sinaloa, Chihuahua y Michoacán, podrían ser el mayor productor de flores para comer. Habría cultivos además de flores de calabaza, árboles de colorín, flores de maguey y de otros agáves, flores de sábila, de biznaga, de palma, de yuca, de quiote, huazontles, crisantemos, rosas, jazmín, en fin, podríamos hacer la prueba con otras especies vegetales inimaginables y luego, hasta exportarlas. Las flores comestibles estarían a la alza en el mercado mundial.

Con la panza embutida de flores, el cerebro lleno de un razonamiento estético y el estado del alma ennoblecido, podría estallar una revolución florida y los individuos a pesar de todas las diferencias encontrarían algo en común por defender vorazmente: la belleza.

20 comentarios:

NORMA RUIZ dijo...

Seria muy bueno que todos consumieramos flores, a mi en lo personal me encanta, siempre me dejas reflexionando te dejo un abrazo cariñoso, linda semana Carmen.

Capricornio dijo...

Martes 13, ni te cases ni te embarques, ni de tu casa te apartes!
Pero ese tìtulo de tu blog me hizo de inmediato venir a tu casa y que gran sorpresa. Esa fotografía de las flores de calabaza es de conservar.
Sin duda es todo un tema gastronómico y cultural el asunto de comer flores. Asi como hojas y ciertas plantas que a veces por ignorancia no lo hacemos, o por que se pierde la tradicion con la comida globalizada.
Te felicito por rescatar este tema y exponerlo tan sútil al lado de la violencia y la realidad no solo de tu país, sino del mundo en general. A comer flores todos.
Saludos.

Gaviota_mx dijo...

Hippie sin duda, una sociedad unida por la estética gastronómica sería algo digno de verse y vivirse.

Sobra decir que mi comida mexicanan favorita es toda aquella que contenga flores y plantas. Ay que daría por unas quesadillas de flor con su rajota de epasote y su rajita de chile verde! con un tazón de frijoles negros de la olla. :-(

Gabriela, clavo y canela dijo...

Que hermosa la foto, Carmen! yo recién en México pude probar y saber que se comía la flor de calabaza, jeje.
Tu país es bello y rico por donde se lo mire.
besos
Gaby
PD: no sientas culpa de comer alguna flor que se convertirá en fruto, aunque comieras muchas, no te lo acabarías ;)

Prieta dijo...

Carmen, que bonita esta la foto de las flores de calabaza! Me encanta el color y el sabor de estas flores y me gusto mucho lo que has escrito. Sigue comiendo flores y no te arrepientas.
Saludos!

Xerófilo dijo...

Hola Carmen:
Más allá de lo que comenté en la entrada anterior (que tú sabes que era broma), la verdad es que yo creo que mientras las plantas sean cultivadas racionalmente el consumo de flores es, esencialmente, inocuo para el ambiente.
Además los bichos siempre se las ingenian para cosechar parte de lo que nosotros queremos para nosotros solitos.

Sin embargo, no estoy muy seguro de que eso siempre sea válido en el consumo de las plantas silvestres, aunque pienso que si su distribución no es muy restringida, tampoco tendría que haber problema.

Por otro lado, y ya en plan hippie ¿no sería mejor legalizar la marihuana y, con las ganancias, emprender tu proyecto de floricultura alternativa?

Sería una cooperativa que generaría rete harto bienestar y alegría.

Pero la verdad, dudo del efecto curativo-profiláctico total de las flores. Estoy convencido de que si a varios políticos de nuestro país les diéramos puras flores, nomás se harían más bueyes.

Saludos
RRS

PD1. Allá abajo Nora te pregunto de "unas flores blancas ... de una palmera" ¿no será la flor de la yuca?
PD2. La foto de las flores es muy bonita, pero creo que me quedo con a expresión del vendedor ¿verdad?

NORA dijo...

Ps si ya ni caso me haces =(
Te imaginas que los cañones de las armas, en lugar de balas aventaran rosas? Me hice una imagen en mi mente de esa foto Ya Tampico estuvier lleno de rosas!
Y también me quede con la expresión del vendedor de flores de calabaza jeje

No conoces las chochas? Esas flores blancas, que te digo, son las unicas que yo he cocinado,adempas de la de calabaza pero no se en qué se convierten

Besos.

Sorokin dijo...

Ya dije en otro comentario a uno de tus excelentes posts que la única flor que había probado hasta ahora era la flor de calabaza. Pero ahora, recuerdo además inspirado por tu foto, que su color es mágico. Cuando yo vivía en Veracruz, estaba totalmente fascinado por una morena (que nuuunca me hizo caso, ¡ay!). Tenía un vestido color flor de calabaza (tenía otros, claro, pero este era me fascinaba). Le sentaba de maravilla. Cuando andaba parecía que bailaba, y la falda se movía con aire a uno y otro lado de sus piernas morenas. El moreno de la piel y el color flor de calabaza de su falda eran una maravilla. Un contraste como para volver tonto a un pinche gachupín.

Carmen dijo...

Norma, Capricornio, Gaviota: hay que anteponer la flor ante la piedra. La poesía ante la bala. La educación ante la fuerza bruta.

Gabriela y Prieta: gracias por su comentario, no me arrepiento, como sin culpa, lo que pasa que exponerlo es lo que me causa pudor. Aunque no lo crean.

Xerófilo: Yo sé que es broma, y tú sabes que también bromeo con eso del regaño. Y claro en plan hippie y en plan inteligente, yo creo que legalizar todas las drogas es lo más conveniente en este país que se desangra día tras día. Yo sólo veo esa solución. Y no creo que se vuelvan bueyes, más bien podríamos probar con ellos todas aquellas flores que podrían ser tóxicas y hacer experimentos, total uno menos será de gran beneficio para la humanidad.

Las chochas, esas son las flores que me pregunta Nora, sí las conozco. Ahorita le contesto.

Nora: ¿De cuándo acá tan sentida?
Si conozco las chochas, pero me las dieron a probar sin cocinarlas, simplemente así como salían de la hoja de la palmera. Parecía una espiga blanca, estaban bonitas pero no me supieron a nada. ¿Tú como las cocinas? Me dijeron que eran de Tamaulipas, mero tu tierra.

Sorokin: Las jarochas tienen fama de hechiceras encantadoras con sus encantos femeninos como sirenas terrestres. Me gusta tu recuerdo con ese color amarillo. Supongo que con ese tono era imposible pasar desapercibida, y menos si era guapa. Muy entretenido y evocador tu comentario. Un saludo.

Ben dijo...

Hmm flores de calabaza! Vaya que siempre se aprende algo nuevo en tu blog. Desde hoy veré las flores con nuevos ojos.

NORA dijo...

Carmen las cocino igual que los nopales, con un sofrito de cebolla ajo y jitomate picados. Tienen un gusto un poco amarguito pero son ricas, a mi me gustan mucho.

En cuanto a tu opinión de legalizar la marihuana, no, no estoy de acuerdo. No me imagino después de una comida o un evento, a algunos de los invitados, diciendo, bueno, compermiso, me voy a motear un churrito de marihuana jajaja Y todas las drogas? Ni lo mande Dios! No, creo que hay que pensarle mas a este tema.

Besos

Erika dijo...

Nunca probé flores en la comida, no se me suena medio extraño. Por acá no estamos acostumbrados, ni siquiera la flor de calabaza se consume.
Me encantó la foto de las flores de calabaza! Y yo tranquilamente la pondría en un florero!
Cariños

190.arch dijo...

Cuánta flor de calabaza junta!
Cuando dices que somos lo que comemos... tons tú eres una flor, reina?

Nadjibella dijo...

De belles photos.
Bon weekend.

SUSANNA dijo...

HOLA GUAPA TU, BUENOS DIAS

LA FLOR DE CALBACIN ESTÁ DIVINA, YO LA PRIEMRA VEZ QUE LA PROBÉ PENSÉ QUE NO ME GUSTIRA...Y NO FUÉ ASÍ

PETONETS SUSANNA

pity dijo...

carmen, la flor de calabaza, mi favorita, ojala aqui no fuera tan cara! besos

Ben dijo...

Hola Carmen, que lástima que no te hayan salido bien los muffins de aguacate. Me imagino que algo te salió mal porque esa es una receta que yo preparo muy seguido y antes de que la publicaran en el libro fue analizada y probada y nadie ha tenido el problema que tu describes. Y el pan de aguacate no ha recibido más que cumplidos por todas las personas que lo han probado.

Saludos!

Carmen dijo...

Nora: Al menos la corrupción que hay en cuanto a las drogas, eso sí se evitaría. Lo demás de usarlas o no es libre albedrío.

Erika: Un gusto verte por aquí. Las flores se consumen por acá desde antes de la conquista.

Cruela: No te burles, sólo elucubro ideas sueltas sobre la alimentación y lo bien que le iría al país cambiar la situación. Flores por balas.

Nadjibella: Welcome.

Susanna: Saludos, que bueno que te animaste a probar algo nuevo. Imagínate de tantos sabores que nos perdemos por falsos prejuicios.

Ben: Pues para todo hay gustos, yo siempre lo he dicho, no me gustó nadita el sabor del aguacate cocido. Los muffins salieron bien, lo que sucede fue el sabor. Prefiero no volver a intentar hornear el aguacate. Gracias por pasar por acá.

NORA dijo...

Carmen aguacate cocinado de cualquier forma WACALA!

Ajonjoli dijo...

no se puede vivir como si la belleza no existiera.... ¡¡me ha encantado la frase!! y la foto, todas esas flores de calabaza, ooooooh.....
Muchas gracias, un placer verla.