"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

domingo, octubre 04, 2009

Viaje al centro de un chayote


1-Hay una metáfora muy adecuada al decir: PARIR CHAYOTES. La usamos cuando se trata de describir un propósito muy difícil de realizar. Ah, pero si no se logró cumplirlo, las cosas salieron pésimas y nos sentimos completamente abatidos, coqueteando francamente con el suicidio, alguien nos dará una palmadita por la espalda y dirá compasivamente: NO TE AZOTES QUE HAY CHAYOTES. Es curioso, lejos de ser frases de uso común describen perfectamente el estado de ánimo en ambos casos. El primero describe perfectamente la dificultad del propósito. El segundo minimiza el tremendo y ridículo fracaso por el cual pasamos. Últimamente de chayotes está empedrada mi vida.

2- En cambio a algunos periodistas corruptos les encanta “el chayote”, que es la prebenda que se les da para sobornarlos y que ponderen las maravillas de algún funcionario en turno. "El Chayote" es también el remoquete que le ponían a los chamacos en la escuela primaria cuando les cortaban el pelo a “casquete corto”, los pelitos les quedaban como filosas púas y no había niño que se salvara de llevar ese apodo.

3- En la esquina de Insurgentes y José María Rico crece sobre un arriate largas guías de chayote. Son exhuberantes las chayoteras, de hecho si no fuera por tanto perro y contaminación hubiera cortado varias guías tiernas de ese lugar y me hubiera hecho una deliciosa y oaxaqueña sopa de guías de chayote. Otra cosa deliciosa que acompaña al chayote es su raíz gruesa y blanca. En invierno se saca y la venden, no es nada barata, se le llama: chinchayote o chayotestle. En esta casa nos encanta a todos: en Huaxmole o simplemente hervidos y luego fritos en mantequilla son un manjar. Es mucho más rica que cualquier camote o yuca y por supuesto es el plus del chayote.

4- El chayote es una de esas verduras que no causan una gran expectativa por comerlas. Están ahí la mayoría de las veces como parte de un recaudo para los caldos de carne, son muy pocos los que se atreven a comerlos como parte de un ingrediente principal. ¿Chayote relleno? eeeste..¿qué no hay otra cosa? En la casa con mis hermanos cuando mi abuela nos hervía montones de chayotes de su huerta xochimilca sólo nos comíamos el corazón, su mesa quedaba como si fuera plancha de sacrificios azteca, cinco chayotes descuartizados sin corazón. ¿Seguirá siendo disputado comerse el corazón de un chayote?

La verdad es que sólo acabados de hervir me gustan y con un poco de limón y sal. Son demasiado acuosos y ligeramente dulzones. Sin embargo esas son sus virtudes: pocas calorías y sirven como diuréticos y desintoxicantes del cuerpo. Nada menos estoy tomando un jugo con:
½ chayote crudo
5 ramas de perejil
2 ramas de apio
½ nopal
jugo de toronja

No sabe mal el brebaje… o no sé, mejor no me hagan caso, mi choya vive de chochos, de chemo, de chupe, garnachas y muchos jugos.

12 comentarios:

alinitaxula dijo...

Carmen tu post me ha hecho reír y antojar como siempre..... aquí en galicia no encuentro chayotes, sólo en madrid.... que recuerdos de infancia.
un abrazo enorme
alinita

Cirri dijo...

Carmen ,tambien aquí en casa nos peleábamos el corazón de chayote, ya sea con limón y sal, o mayonesa limón y sal.
Ese licuado suena bueno para una buena depurada nadamás te cambio el jugo de toronja =S por jugo de naranja. Saludos.

190.arch dijo...

Por mucho tiempo odié los chayotes porque sabes qué?, mi mamá me los disfrazaba de todo y yo siempre adivinaba que eran chayotes, porque claro que eran chayotes, tenía una guía en la cochera!!... de donde carajos iba a sacar tantos??. Una vez los hizo en rebanadas y empanizados, me dijo que eran "pescaditos"... hazme favor.
Mi marido los probó por primera vez en un caldo de pollo y dijo que "esas papas estaban muy aguadas..."
Mi mamá casi le a un coscorrón con el cucharón, es que mi mamá es amante del chayote.
Me gustan con crema y orégano.

Capricornio dijo...

Hola CArmen...bien sabes que Costa Rica es un país de alta producciòn de chayotes, asì que es "el chayote nuestro de cada dìa"... por lo mismo son super baratos y lo disfrutamos en hiper cantidad de recetas. DEsde tiernos, hasta sazones. Los quelites (las guìas) en sopa y albóndigas.

Y de la raìz, tiene un sabor similar al corazòn, al cual se le llama "la pepa" y es deliciosa. Eso sì, no tenía idea de comerlo con limón!!!! sì con mayonesa frio en ensalada...
Bueno a mi me gustan mucho. Pero te dejo la receta de tu jugo a tu entera disposición...no creo que me guste. Saludos. Lindo post!

*Marianita* dijo...

en Xalapa y sus alrededores le llaman ERIZO al chayote. La primera vez que escuché "ayer comí erizo" me sorprendí e ingenuamente pregunté de nuevo para confirmar "¿erizooooo?... y ¿a qué sabe eso?".
Obviamente pensaba en erizo de mar. Pero no, llaman así al chayote espinoso, al otro pelón sí le llaman chayote.
Algo muy divertido ha sido entrar en una chayotera, ver el cielo cubierto por el manto de las guías y en vez de estrellas, chayotes colgando.
Siempre he pensado que deberían hacer un chayote manipulado genéticamente para que sólo fuera pepa con una cascarita, pues la pepita y la raíz son lo realmente rico :D

saludos chayotextles

[[Nutella]] dijo...

Carmen; el chayote es rico, aunque no es una de mis verduras favoritas, si se que tiene muchas propiedades. No sabia que existian
tantas acepciones para el chayote, hoy aprendi varias cosas.....gracias y saludos

Enrico dijo...

Uy, ya me antojaste, además debo decirte que soy un defensor del chayote, y no de aquel que se les da a los periodistas, sino del tiernito que se esconde bajo las espinas. Un placer haberte conocido hoy en la Green Corner. Espero pase más seguido. Abrazo.

BRENDA dijo...

HOLA CARMEN!
A mi si me gustan los chayotes un poco sofritos (se dice así?) con mantequilla, crema y un poco se sal mmmmm.... Nunca habia probado el corazón, siempre lo tiraba! hasta que una amiga me dijo que lo probara y sí, sabe rico.
Saludos!

Pillo dijo...

Carmen:

He vuelto, tengo un nuevo blog y como siempre me encanta leerte. Acá en epoca de lluvias (verano) hay en cada plaza una señora vendiendo chinchayotes, a mi me encantas así solos o con limón y sal, precisamente hoy en la esquina de la carretera que lleva a casa estaba una doñita con su cubeta llena, que delicia..

Carmen dijo...

Alinita: QUé bueno que al menos te sacó una sonrisa este espinoso post. Un abrazo también de aquí pá allá.
Cirri: Es mejor la toronja porque tiene otras propiedades.
Cruela: que historia de terror te hacía pasar tu mamá.
Capricornio: Se oye raro, pero está muy rico.
Mariana: pues te toca a ti hacer ese cambio genético.
Nutella: no son distintos nombre del chayote, son más bien distintas partes del chayote que se cambian de nombre.
Enrico: ayyy, también a mí me dió mucho gusto conocerte y de esa manera tan particular.
Brenda: ¿Cómo? qué bueno que ya no andas haciendo sacrilegios con lo más rico del chayote.
Pillo: Bienvenida de nuevo. Pero espérame, ¿una señora vendiendo chinchayote? no te equivoques, es Chayote, el chinchayote es la raíz.
Besos

Raúl Guerrero dijo...

Mi abuela, zapoteca de Ixtepec, Oax. hacía el chayote al horno, con papel alumninio y asi, calientito lo abríamos y le echábamos miel de maguey, crema de Tulancingo con tocino frito, queso panela o miel de colmena.

Éramos niños y con ese manjar nos olvidábamos que se trataba de una verdura.

Raul Guerrero dijo...

Por cierto, mi querida y valiosa Carmen, ¿sabes por qué le llaman chayote al embute periodístico?

Sucede que en la época de JOLOPO, cuando también surgió el vocablo "guarura", los periodistas preguntaban en una conferencia de prensa en Los Pinos, dónde les iban a dar su sobre con el consabido soborno, la respuesta de un empleado era "vayan por allá, por el chayote", al decir eso se refería a un punto de referencia en donde se hallaba esa planta.