"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

viernes, marzo 20, 2009

El reino vegetal es un país lejano

Entre todas las flores, señoras y señores,
es el lirio morado la que más me alucina.
Andando una mañana solo por Palestina,
algo de mi conciencia con morados colores
tomó forma de flor y careció de espinas.

El aire con un pétalo tocaba las colinas
que inaugura la piedra de los alrededores.

Ser flor es ser un poco de colores con brisa.
Sueño de cada flor la mañana revisa
con los dedos mojados y los pómulos duros
de ponerse en la cara la humedad de los muros.
El reino vegetal es un país lejano
aun cuando nosotros creámoslo a la mano.
Difícil es llegar a esbeltas latitudes;
mejor que doña Brújula, los jóvenes laúdes.
Las palabras con ritmo —camino del poema—
se adhieren a la intacta sospecha de una yema.
Algo en mi sangre viaja con voz de clorofila.
Cuando a un árbol le doy la rama de mi mano
siento la conexión y lo que se destila
en el alma cuando alguien está junto a un hermano.
Hace poco, en Tabasco, la gran ceiba de Atasta
me entregó cinco rumbos de su existencia. Izó
las más altas banderas que en su memoria vasta
el viento de los siglos inútilmente ajó.


Estar árbol a veces, es quedarse mirando
(sin dejar de crecer) el agua humanidad
y llenarse de pájaros para poder, cantando,
reflejar en las ondas quietud y soledad.
Ser flor es ser un poco de colores con brisa;
la vida de una flor cabe en una sonrisa.
Las orquídeas penumbras mueren de una mirada
mal puesta de los hombres que no saben ver nada.
En los nidos de orquídeas la noche pone un huevo
y al otro día nace color de color nuevo.
La orquídea es una flor de origen submarino.
Una vez a unos hongos, allá por Tepoztlán,
los hallé recordando la historia y el destino
de esas flores que anidan tan distantes del mar.



Cuando el nopal florece hay un ligero aumento
de luz. Por fuerza hidráulica el nopal multiplica
su imagen. Y entre espinas con que se da tormento,
momento colibrí a la flor califica.
El pueblo mexicano tiene dos obsesiones:
el gusto por la muerte y el amor a las flores.
Antes de que nosotros "habláramos castilla"
hubo un día del mes consagrado a la muerte;
había extraña guerra que llamaron florida
y en sangre los altares chorreaban buena suerte.

También el calendario registra un día flor.
Día Xóchitl, Xochipilli se desnudó al amor
de las flores. Sus piernas, sus hombros, sus rodillas
tienen flores. Sus dedos en hueco, tienen flores
frescas a cada hora. En su máscara brilla
la sonrisa profunda de todos los amores.

(Por las calles aún vemos cargadas de alcatraces
a esas jóvenes indias en que Diego Rivera
halló a través de siglos los eternos enlaces
de un pueblo en pie que siembra la misma
primavera.)


A sangre y flor el pueblo mexicano ha vivido.
Vive de sangre y flor su recuerdo y su olvido.
(Cuando estas cosas digo mi corazón se ahonda
en mi lecho de piedra de agua clara y redonda.)


Si está herido de rosas un jardín, los gorriones
le romperán con vidrio sonoros corazones
de gorriones de vidrio, y el rosal más herido
deshojará una rosa allá por los rincones,
donde los nomeolvides en silencio han sufrido.

Nada nos hiere tanto como hallar una flor
sepultada en las páginas de un libro. La lectura
calla; y en nuestros ojos, lo triste del amor
humedece la flor de una antigua ternura.

(Como ustedes han visto, señoras y señores,
hay tristeza también en esto de las flores)

Claro que en el clarísimo jardín de abril y mayo
todo se ve de frente y nada de soslayo.
Es uno tan jardín entonces que la tierra
mueve gozosamente la negrura que encierra,
y el alma vegetal que hay en la vida humana
crea el cielo y las nubes que inventan la mañana.

Estos mayos y abriles se alargan hasta octubre.
Todo el Valle de México de colores se cubre
y hay en su poesía de otoñal primavera
un largo sentimiento de esperanza que espera.
Siempre por esos días salgo al campo. (Yo siempre
salgo al campo). La lluvia y el hombre como siempre
hacen temblar el campo. Ese último jardín,
en el valle de octubre, tiene un profundo fin.

Yo quisiera decirle otra frase a la orquídea;
esa frase sería una frase lapídea;
mas tengo ya las manos tan silvestres que en vano
saldrían las palabras perfectas de mi mano.


Que la última flor de esta prosa con flores
séala un pensamiento. (De pensar lo que siento
al sentir lo que piensan las flores, los colores
de la cara poética los desvanece el viento
que oculta en jacarandas las palabras mejores.)

Quiero que nadie sepa que estoy enamorado.
De esto entienden y escuchan solamente las flores.
A decir me acompañe cualquier lirio morado:
señoras y señores, aquí hemos terminado.


Discurso por las flores
Carlos Pellicer Cámara

Todas las fotos de flores y plantas, orgullosamente son mis macetas que cultivo en casa. Feliz y saludable equinoccio de primavera

15 comentarios:

Xerófilo dijo...

Hola:
Qué bonito y variado es tu jardín. Tienes buena mano.
Gracias por compartir.
Saludos
RRS

Carmen dijo...

Gracias a ti Xerófilo, pues no es jardín jardín jardín, es jardín macetero.
Lo que no haría si tuviera tierra libre para sembrar, pero a falta de eso ahí están las macetas. Esos magueyes ya me urge plantarlos en el suelo.

glaukopis dijo...

joer! que maravilla de plantas y flores!! te llevarìas bien con la vecina de mis suegros que es coleccionista de plantas, sobre todo suculentas.

Este post me llegò derechito al corazòn, me cae.

Un abrazote primaveril

ka! dijo...

Ese sí que es un jardín macetero! Hermoso! Hermoso!

Qué crees? Se me acabó el gas! Así que iré a comprar unas ricas enmoladas! Gustas?

ursula dijo...

Qué bonito!

Muchas gracias por compartir tu flores y el poema! Es, yo creo, uno de los más bonitos y ciertos de Pellicer.

Esas plantas están en tu azotea? No se podrán acomodar por ahí una mesita y unas sillitas para degustar de una rica paella hecha en casa con ayuda de invitados varios? :)

Abrazo!

Mai dijo...

Hermosas , se las ve que las cuidan con mucho amor , me gusta tu balcón de macetas y flores de colores que anuncian la llegada de la primavera.
Pronto mis macetas comenzarán a ponerse verdes y en flor y me sentaré a mirar como se abren , esperando el agua o el roce cuando paso cerca.
Que seria de nuestra vida sin flores ni plantas?
besos

190.arch dijo...

Mira nada más, qué explosión, Car!
Y también que buena mano, las plantas y las bestias saben siempre ser agradecidas : )

Un besazo!

Una duda, sabes cómo se llama tu planta esa de florecitas rojas, la foto no. 20?
Yo tenía una igual, pero no sobrevivió al invierno : (

BRENDA dijo...

Qué bello poema acompañado de hermosa naturaleza, no importa que sea de maceta, es bella. Un beso

Carmen dijo...

Orales Diana, no me había fijado que había subido tantas fotos, ya contándolas son un montón, más de 20, pues es la flor roja de la Corona de Cristo, el acercamiento es en macros con la cámara y hace que se vean tan grandes, a lo mejor las tuyas eran otras muy parecidas. Es una planta con muchas espinas por eso se llama así.
Irene: que bueno que te gustó. Mis vecinas me han copiado en eso de cultivar suculentas, antes nadie tenía por aquí, sólo yo.
Ka: claro que quiero aunque si tenga gas.
Ursula: te espero en semana santa
Mai: La vida sin plantas equivale a una vida sin comida. Un saludo.
Brenda: Gracias querida

Pilar - Lechuza dijo...

Preciosas fotografías desde la primera hasta la última. Y el texto me ha emocionado.
un saludo

Andrea dijo...

Hola Carmen!
A mi me encanta la plantas de magnolias que hay en la ventana de la casa en que creci...

En cuanto al embarazo, en cuanto se me pasen un poco los miedos, angustias de que algo suceda: lo publico!
besos y hermoso fin de semana!

andrea

RosaMaría dijo...

Qué maravilloso homenaje a tan hermosas flores. La prosa poética palidece, aunque sea bella, al lado de tus flores. Te felicito, como dicen aquí:
"Tenés mano verde"
Un enorme abrazo

Carmen dijo...

Bienvenida Pilar, Carlos Pellicer es para emocionarse y para llenarse de luz y felicidad en todo momento.
Andrea mil felicidades por esa nueva semilla que traes.
Rosa María, gusto saludarte. Mano verde, interesante término, ja.

Mari's Cakes dijo...

Preciosas fotos de flores. Me encantan!

Un saludo,
Mari

Aguss dijo...

jajaja que lindoo Graciasss hermosa variedadd de plantass ajaj =)