"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

martes, enero 20, 2009

El milagro de una bacteria


Hace como cuatro años en casa de mi mamá tuve un diálogo con mi intestino.

Me dijo así:
— Mira Carmelita, [lo dejé que me llamara así sólo porque era mi intestino y sobre todo porque nunca me había hablado] Si estoy como estoy ahora es porque me han herido.

— ¿Cuáaaaaaal? ¿Quiéeeeen? Yo te acerco comida bonita y tú en vez de portarte a la altura no me permites ir al baño normalmente, me castigas con diarreas y en el peor de los casos con estreñimiento. Soy amable contigo, he tenido que hacerles caso a “esos” que se visten de blanco, hasta he dejado de comer tanto chile. Tanto sacrificio que hago por ti y tú no me correspondes [léase con voz de Libertad Lamarque].

— “Esos” de blanco lo que menos hacen es quererme. Tú te salvaste, pero yo quedé quebrantado después de la quimioterapia.

— Claro, me he dado cuenta.

— Pues ahora lo que tienes que hacer es obedecerme. ¿Ves esos búlgaros que cuela tu madre ahí? ¡Quiero de éso!

— ¿Leche? No, la leche  tú ya no la digieres desde que me volví una neuro-adicta de jugos para desayunar. Te desacostumbré y cuando tomo leche siento el estómago pesado y lleno de gases.

— Tengo una necesidad imperiosa de que me des eso. Si me he manifestado para hablar contigo no me debes de cuestionar.

Tenía razón, Dios no me podrá hablar, pero el hecho que me hablen mis tripas es algo insólito; algo más increíble que la historia de la Morenita del Tepeyac, pensé, habrá que hacerle caso.

— Oye mamá, ¿me podrías convidar de tus búlgaros?, pero nomás una tacita. [No vaya ser que este cuate me avergüence en la noche y yo no estoy ni en mi cama, ni en mi casa].

Mi madre desacostumbrada de que alguno de sus hijos se acercara a pedirle de su comida me ofreció gustosa la tacita con búlgaros. Yo la bebí y me llevé la sorpresa de que, como se dice en estos casos: me cayó muy estomacal.

El fin de esta historia poco creíble de un intestino que habla para buscar su propio alimento terminó en un final feliz. Todos mis pesares se fueron, se acabaron las diarreas después de meses de tenerlas como secuela de una quimioterapia de ocho meses. No he vuelto a tener más diálogos con mi intestino desde entonces, supongo que está contento con el trato que le doy y con haberme alejado de “esos” que se visten de blanco, por fortuna.

¿Qué los búlgaros son una flojera para colarlos y cuidarlos? Puede ser, yo que soy tan vaga y no amanezco siempre en mi misma cama lo sé. Pero estas bacterias son tan nobles conmigo que se acostumbran a que los deje en el refrigerador cuando no los puedo cuidar. Los he dejado hasta una semana ahí y luego siguen igual, gordos, rechonchos como me gustan, felices y reproduciéndose. Estos gordos que tengo no son los mismos que tenía mi mamá hace cuatro años, he dejado de tenerlos y luego los vuelvo a recuperar, se regalan entre las amistades cuando se tienen muchos. Así que si nos llegan a aburrir ya sabemos quién tiene y le pedimos de nuevo.


Estos hijos míos realmente están gordos y rozagantes, tienen un tamaño increíble, parecen pequeños brotes de coliflor. Piquenle aquí para saber más de los búlgaros o kefir.



23 comentarios:

chilangelina dijo...

A mi esas madres me dan un pinche asco horrible. En casa de mi abuela habia, ya ves que no falta la tia loca. Puaj.
(no tengo acentos, prestame unos).

bLanche ʚïɞ dijo...

¿Son buenos para bajar de peso? o mínimo, ¿no sube una con esas cositas? es que, ando recien entrada en la dieta y ya tú sabes...

BRENDA dijo...

Me gustan mucho, pero a veces tienes que cuidarlos y consentirlos. Tuve unos que sólo querían leche alpura, jaja, exigentes eh? si no le ponía de esa leche se empezaban a poner flacos.
Ahora no tengo, pásame unos y prometo cuidarlos bien. Antes de que mis tripas también me hablen. Están a punto de quejarse.
Mil saludos Carmen

Alita dijo...

Yo lo que quiero saber... es como haces para sacar una foto con ambas manos sosteniendo los bulgaros, bueno ademas a mi ni me gustan.jajaja

Carmen dijo...

Bueno, para todos los que no les gustan no se preocupen, espero que no se vean en la necesidad de aceptar algo para comer como si fuera una medicina. No saben tan peorcito, igual que un yoghurt, lo que hay que cuidar es que no se acidifíquen demasiado, hay que tenerles las medida correcta y eso sólo con la práctica.
¿Qué si son buenos para adelgazar? No, y menos si les pongo leche entera por eso están tan gordos.
Alita,no recuerdo quién me ayudó a sacar esa foto pero no fui yo, obviamente.

Mai dijo...

Ya me tienes haciendo Búlgaros , primero porqué me han parecido encantadores, segundo porqué seguro que tanta bacteria a mi estómago seguro le va bien después de las dosis antiinflamatorios que lo dejan p´allá y tercero porqué es tema me parece interesantísimo y nunca lo he hecho así ya te contaré mis experiencias con los Búlgaros.
Besote va

*Marianita* dijo...

esos búlgaros gigantes han sido producto de tu selección artificial, ya están domesticados jajajaa.
te mando un beso desde esta tierra de continuos nortes
:-)

Pillo dijo...

Ay mi abue hace yogurth con fruta con los bulgaros, a mi me caen re bien, Carmen te extrañaba, prometo no ausentarme tanto de nuevo, un abrazo lleno de muchas cosas lindas para ti...

Venecia de Septiembre dijo...

Mmm! Me hiciste recordarlos. Hace años que no hay en mi casa. Creo que reintentaré!

Saludos, muchos muchos!

190.arch dijo...

A mí me gustaaaaaaaaan!
Esos búlgaros tuyos están enormes, te quieren, los quieres, se quieren : P
Oye, con confianza, cuando tengas un espacio para tu cocina nueva, estoy a tu disposición para consultas virtuales.

Sor Juanais dijo...

jajajaja. feliz año carmen de mi corazón.

Enrico dijo...

Post dedicado a, CARMEN, en mi blog y con mucho cariño. Y con este post me hiciste recordar cuando mi Mamá me daba mis búlgaros antes de irme a la primaria, ya se me antojó probarlos de nuevo.

Capricornio dijo...

Hey los conozco claro, no recurdo si x búlgaros, pero aquí se le dice yogurt casero. Una cucharada de bichitos x vaso de leche.
Y hasta sirope le poniamos antes de tomarlo para semiendulzarlo.

También existen otros llamados "hongos de la india" funcionan parecidos, son transparentes y se alimentan en agua con rayadura de panela (tapa de dulce).
En hora buena que tu instentino esté bien y vos tamb. Con respecto a las inquietudes nuestra NATILLA se traduce en inglés como sour cream y el queso crema sería cream cheese, ambos productos obtenidos de la crema lactea.
Espero nos podamos entender. Saludos.

tangómana dijo...

¡U!
Yo tengo la dicha de tener unos hijitos de esos búlgaros de la foto, je.
Tus búlgaros están realmente rebozantes. Sinceramente yo a veces me olvido de ellos, pero quien más los cuida es Bruno. De todas formas ahora están en el refri y pronto les toca nuevo baño de leche de nuevo.
Por cierto, vi la leche que utilizas aquí en Córdoba. Me voy a llevar unos cartones, ji ji ji.
¿Ya viste qué desmadre con los ñoquis?... digo, realmente no hace falta crear tanto relajo, pero es sólo una costumbre familiar. Ese día no lo preparamos con el "cosito" porque mi mamá no lo encontró, entonces también puedes hacerles las rayitas con el tenedor.
¡Te quiero mucho!
Un enorme abrazo a Gonza...
[Celeste del Oeste]

Diego dijo...

Oye, yo no tengo un refri grande. No sabes dónde pueda comprar kéfir ya hecho? Me volví más adicto a eso que al vodka en mis andanzas por el esteuropeo.

DULCE FATIMA dijo...

Hola, no se si aun mantengas tu blog, mi nombre es Dulce y estoy buscando quienme regale un poco de bulgaros de leche porque no he podido conseguir en Queretaro...espero que puedas ayudarme y me gusto tu blog..

saludos

Carmen dijo...

Claro que mantengo mi blog activo todavía, nada más pícale ahi dónde dice página principal y lo verás vivito y coleando, Dulce Fátima.

Pues yo tengo aquí en el D.F., te los podría regalar con todo gusto.
Pero yo estoy allá y tú allá y la verdad no tengo plan para ir a Querétaro, sería cuestíon de que tú quisieras venir.
Cualquier cosa, en el blog está mi correo.
un saludo

Mireya dijo...

Hola Claudia, quisiera saber si podrías decirme dónde puedo conseguir búlgaros/kéfir en Cuernavaca, he estado preguntando en tiendas naturistas del centro y no he tenido suerte, de antemano gracias.
Mireya

Arco iris dijo...

Gracias por todo el aporte de conocimiento y quisiera saber si puedes venderme o regalarme búlgaros de leche, vivo en el puerto de Veracruz ,te lo agradecería mucho, gracias

Carmen dijo...

Siento mucho decirles que desde hace años ya no los tomo, no es por falta de ganas, sino porque ya no tengo. A veces en la calle veo letreros de gente que vende, pero no lo sé con precisión para darles un lugar en específico.
Sigan buscando, todo se encuentra.
Saludos

Sara dijo...

Tengo bulgaros, pero son chiquitos como arroz y transparentes. Son de agua????
Yo quería de los de leche, que eran lo que usaba mi mama.
Los quiero para mi digestión, (estriñimiento), los de agua me ayudarían igual que los de leche?
Les he puesto leche y si se hace el yugurt, pero se sube junto con los búlgaros y son muy pequeños y no los puedo separar.
Me podrían asesorar

Abril dijo...

¡Hola Carmen!
No sabía que tan buenos eran los búlgaros, lo que escribiste me animó a tener los míos.
¿Aún tienes para regalar?
¡Saludos!

Anónimo dijo...

Gracias por escribir esta información hace 7años, pues me ha servido muchísimo, y tengo apenas 2meses con mis kefir, tengo de los dos :) Saludos cordiales