"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

domingo, enero 18, 2009

Mi cocina está hasta al fondo y mi sala está en la entrada

Desde hace varios años le estoy coqueteando a otro domicilio, otra colonia, otro estado, otra ciudad. Pero no sé, ese coqueteo a veces se queda estancado por la comodidad y porque no me gusta mover los muebles de lugar, de sólo pensarlo me mareo. Dice Gonzalo que mientras más tiempo pasa uno viviendo en la misma casa más basura y mugres acumula. Tal vez sea ya tiempo del cambio que se ha venido postergando. Por eso tal vez lo escribo para que vaya mi cuerpo y mi entendimiento asimilándolo.

Entre esos flirteos esporádicos que tengo con algunas casas me he llevado bastantes sorpresas…soy una mujer hecha a la antigua y algunas modernidades no van conmigo.

¿Cómo está eso de que las casas de ahora tiene uno que entrar por la cocina? Según un tipo que me mostró una casa su-per-mo-der-naaaa dijo que en Europa es lo que se acostumbra. ¿A poco? ¿Y si tengo flojera de lavar los trastes?, ¿van a ver todo cochino mi lavaplatos? Si hice mis Roscas de Reyes y las dejé sobre la mesa para que reposen y leuden ¿qué va a pasar cuando abran la puerta y el aire frío las aplaste? ¿O se meta algún desconocido tentón y me las ponche?

Yo no sé si mis 3 amigas arquitectas y blogueras que me visitan puedan decirme que eso es verdad y que ahora el recibidor será la cocina. O será que esos departamentos se construyen para personas que no tienen el más leve deseo por cocinar. Yo prefiero que el olor de un pan en el horno o de algún guiso delicioso reciba a mis visitantes desde la puerta y no que vean el caos que tengo en mi cocina como principal bienvenida. La pulcritud y el orden mientras trabajo no se me da, ni modo que sea Paulino Cruz.

Es más, esas personas que saben del Feng-Shui y todas esas cosas sobre el alma de una casa creo que eso no está para nada permitido.

¿De dónde salió ese mal gusto absurdo?

12 comentarios:

bLanche ʚïɞ dijo...

Supongo que es para aquellos -como yo- que llegamos de trabajar todos hambientos y así a luego luego buscar comida.

Carmen dijo...

Ja, seguro que sí, no había pensado eso Blanch.

chilangelina dijo...

Pos mira, yo no soy arquitecta así que tal vez por eso no lo entiendo. Coincido contigo: es absurdo entrar por la cocina, absurdo.
Y nosotros somos igualitos: hasta que no encontramos este departamento que es como dios manda, no nos cambiamos. Entras, te recibe la sala, una venta a través de la cual se ven árboles -no un boiler-, luego se ve el comedor, y TRAS UNA PARED encuentras la cocina. Es más, ya ven a verme y te enseño cómo está.

Oye, tu casa es una de las casas más lindas y acogedoras que he visto. No te cambies.

Carlos Avila dijo...

La moda en europa... no le creas al sujeto ese, no es cierto. Por lo menos en inglaterra, las casas y departamentos son convencionales y la cocina está aislada (cual debe ser).

190.arch dijo...

Car, las casas de las personas van hechas de acuerdo a sus gustos y necesidades, eligiendo al arquitecto como quien elige los calzones que se va a poner. Siempre que la persona en cuestión se pueda permitir un arquitecto y darse gusto.
Por razones de superficie, muchos departamentos de última generación tienen la cocina abierta, haciendo un espacio único de cocina-comedor y sala, que da la sensación de tener un espacio amplio cuando los metros cuadrados son extremadamente limitados y sacrificados.
Personalmente las cocinas abiertas hacia la sala no me gustan, prefiero una habitación destinada a la cocina o al menos un diafragma de separación para no tener la cocina a vista todo el tiempo. Me gustan las cocinas luminosas, de preferencia con vista un jardín, una terraza con balcón. Una cocina donde quepa una mesa grande, me gusta comer en la cocina. Las penínsulas o barras me gustan pero no para sentarte a comer con gusto.
Muebles para una cocina, a mí me gustan mucho los de Bulthaup, en especial el sistema b1.

Cómo es la cocina de tus sueños, Car?

Ana dijo...

Eso que te han dicho Carmen, no es cierto, aquí los únicos que entran a una vivienda por la cocina son los criados, en viviendas que suelen tener dos puertas, una puerta para la entrada principal y la otra puerta por la que se accede a la cocina. Y ya te digo que los apartamentos que he visto son así, el servicio entra por la cocina pero normalmente nunca he visto una vivienda como la que dices. Por lo demás estoy totalmente de acuerdo con 190.arch, no tiene mal gusto, no, pero prepara el money, money.
Un abrazo.
Ana

glaukopis dijo...

holas Carmi, pues...què decir...yo odiarìa entrar a mi casa por la cocina!!

Para ser sincera ni sabìa que pudiera ser una moda...

siento mucho mi respuesta poco arquitectònica :P

es culpa del cansancio, sorry :( :(

Gaviota_mx dijo...

Yo tuve un novio, que tenia una casa por la que entrabas por la cocina. La verdad es que nunca me gustó esa onda y nunca me acostumbré. Sobre todo porque cocían pollo para el perro y apestaba horrible jajaja

Si te piensas cambiar, buena suerte!

Alea Reygo dijo...

¿Será cierto? que esos arquitectos (as)nos lo digan jajajajaja

Mai dijo...

Bueno Carmen, dicho asi .... pues menuda mi$%&/(&%$, y menuda imagen daría yo si llaman a la puerta en plena acción guisoteos,hay casas y digo CASAS, no pisos, que tienen dos entradas a la cocina y una suele ser desde el jardín y de esos he visto unos cuantos, pero directamente yo no vi ninguno, aunque como dicen los gallegos :" haberlos (seguramente ) haylos" , luego estan los" loft" donde anda todo abierto y la verdad es que son guapos pero yo no concibo muy bien que mi habitación huela a pollo al ajillo ( dime clásica si quieres).
De todas formas estoy contigo y si pudiera permitirme una cocina de mis sueños....buff.
mai

Carmen dijo...

Chila: Me tengo que cambiar, es inevitable, los pisos se caeeeeeeen.

Carlos: Bienvenido, eso es lo que yo digo, las habitaciones separadas y los olores también, como dice Gaviota, ¿qué es eso de las pestes del perro como primer recibimiento?

Cruela: Pues la cocina de mis sueños es una cocina con el doble de espacio de la que tengo (o sea no pido gran cosa) y que haya una isla enmedio con mesa para picar y arriba de ella un arnés para colgar mis ollas y demás chunches, llena de luz y con ventanas y alrededor hartas hartas hartas plantas y con bastante ventilación. Como ves no es mucho lo que pido.

Gracias Ana y Mai por su opinión de ciudadanas españolas.

Irene y Ale, se vieron bastante parcas, si así son para su negocio se me hace que no las catafixio por dos buenos albañiles y cuatro litros de pulque.

Pillo dijo...

secundo la mocion, nel, a mi que me reciban en la sala, yo tambien recibo gente en la sala, la cocina pues como que no me va...