"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

martes, mayo 31, 2011

Un pan bien peinado



1. Es un agazajo este video, y con el mejor cómico de México. ¿A poco no? Nostálgico, era una ciudad diferente. Díganme si todavía pueden ver por la calle, a señores que lleven su enorme canasto de pan en la cabeza, pedaleando en equilibrio para acarrearlo de un lugar a otro. Este ritual lo veía muy seguido en el Periodo Neolítico de mi niñez. Desde que las cadenas de supermercados en su afán de pulpo mercantil han acaparado las ventas del producto ha resultado que muchísimas panaderías cierren. Al baúl de los recuerdos se fueron los pequeños comercios, atrás quedaron aquellos expendios de pan en los que uno llegaba al mostrador a pedir los panes por su nombre pícaro y de fiesta: Me da un ojo de Pancha, un volcán, tres besos, dos picones, un hueso, dos gendarmes, una monja y dos conchas. Muchos de estos nombres son por metáfora o por uso arbitrario. El porque de los nombres del pan varia de región y estado, de ranchería y ciudad pequeña a todo lo largo y ancho de nuestro territorio. A eso se debe que la cantidad de diversos panes con que cuenta México sea increíble.

2. Hace ya varios meses, mi madre visitó la iglesia que está cercana a mi casa y atrás de la puerta, en un rincón está la estatua de un fraile, según le dijeron que no era santo. El asunto que esta figura tiene su rosario de panes.

Curioso ¿verdad? Pues a mi madre se le antojaban mucho estos panecitos. Se ve que son panecitos sencillos de agua y sal. tienen forma de bagels, con un agujero en medio. La historia verdadera del porque de los panecitos colgados al cuello del fraile no es muy conocida todavía por mí. Es probable que sea por una forma de recordarlo y homenajearlo por haber convidado a los pobres de pan. No estoy segura, ya tendré oportunidad de saber la historia del porque de esto.

3. En este calor de 36°, y a veces más,  en el que he estado viviendo últimamente, en donde no se antoja para nada prender el horno, siempre pasa que descubres un pan diferente, que te atrae y ya tienes ganas de ponerte a amasar. Aunque, debo aclarar horneo muy temprano. Este pan que ilustro es una receta que me gustó muchísimo y que se la debo a Flavio de su blog Tlazolcalli  y que él a su vez lo tomó de otro, pero es una historia que no alcanzo a descifrar bien a bien, igual que la historia del fraile de la foto. Es un pan rico, sencillo y lo bonito es la forma de doblarlo. Eso es lo que más me gusta de hacer pan: tener una masa flexible que pueda uno darle diversas formas, hacer cortes y gajos;  para que luego, al subir la levadura, esos cortes y dobleces queden preciosos.  Es casi casi como trenzar el pelo y hacer un peinado.

 La receta que me inspiró está aquí.
Yo le hice mis modificacione, además le puse anis y canela
¿Qué necesito?:
Para la masa
250 gr. de harina
100 ml. de leche
1 pizca de sal
50 gr. de azúcar
30 gr. de mantequilla a temperatura ambiente, es decir con estos calores bastante suave.
¾ de huevo el otro 1/4 es para barnizar
4 gr. de levadura seca
1 cucharadita de semillas de anis tostadas
1 rama de canela de 5 cm tostada y triturada con los dedos, es decir que quede tosca.
Para el relleno
200 gr de requesón de cabra y terminé poniéndole menos de relleno porque se aguadó con el azúcar
100 gr de azúcar o al gusto.
¿Cómo se hace?
La levadura la hidraté con la leche tibia y cuando comenzó a burbujear la incorporé a los demás ingredientes poco a poco, tallé y tallé la masa como 200 veces, cuando se puede levantar la masa de la mesa está lista. Se divide la pasta en dos partes. Extendí la masa con el rodillo y la puse sobre un molde redondo de 25 cm. de diámetro por 3 cm. de alto, engrasado y enharinado previamente. Agregué en ese momento el relleno bien mezclado, dejando libre las orillas para que se pueda cubrir con la siguiente capa de masa.
Con la masa restante se hace otro disco. Se humedecen las orillas con agua o con leche, se presiona firmemente y se pega cubriendo completamente el relleno.
Con una navaja (de ésas de etiqueta roja que antes se usaban mucho), con mucho cuidado, se hacen los cortes en forma de rayos, como de bicicleta, dejando intacto el centro.  Luego se tuerce cada sección del rayo y se aprieta bien para que no se regrese. Igual que si estuviera haciendo trenzas para el pelo. Sólo que en este caso se trata de dar giros. Se barniza con el huevo sobrante, y se espera a que eleve el doble en un lugar sin corrientes de aire.
 

Cuando ya dobló su volumen se mete al horno precalentado a 180°


y ya, listo para ofrecer el pan bien peinado, cremoso, aromatizado con esas especias que se llevan tan bien. Especial para compartir un desayuno y para no añorar al repartidor de los panes a domicilio.

27 comentarios:

NORMA RUIZ dijo...

Te ha quedado lindisimo igualito al de él, lo vi en su blog y me llamo mucho la atención, igualito de peinado que tú se ven lindos los dos, saluditos amiga.

Gaviota_mx dijo...

Que chulada de panes y el post de lujo, como siempre. Cómo olvidar a los vendedores de pan, en Oaxaca llevaban el cesto en la cabeza y un pequeño tripié al hombro. En la ciudad de México iban en bicicleta. Y las panaderías!!! Decía un novio que tuve que me brillaban los ojos cuando estaba escogiendo el pan. Lo extraño tanto! Gracias por la nostalgia del video. Un besote Carmenza, la de las trenzas bonitas.

Xerófilo dijo...

Hola Carmen:

Qué bonito lo que haces.

Pero de todos modos se extraña aquello de la bici y la canastota en la cabeza, que uno no entendía por qué no se caía a cada rato ¿no crees?

Quizás sea porque va implícito que eran ciudades en que los automovilistas aún respetaban a las personas.

Saludos y un abrazo al caer la tarde, cuando ya esté fresco. Acá nosotros a ratos ya estamos a 39º.

RRS

Claudia Hernández dijo...

Qué bonito queda, se ve riquísimo. Lo del fraile, sí que es curioso, sí, la imaginería popular es sorprendente.
Saludos

Prieta dijo...

Carmen, no me lo vas a creer pero aquí en San Diego pasa un hombre por las tardes vendiendo pan. En el barrio donde vive mi madre este señor lleva su canasta de pan sobre la cabeza, pero no va en bicicleta sino caminando. No sé de donde es pero de vez en cuando me toca estar de visita con mi madre y lo veo (sobra decir que esta escena es muy rara en una ciudad como ésta). Quien lo dijera; si no vas a México, México viene a ti.

Tu pan esta espectacular y se me antojo muchísimo!

Byte64 dijo...

Qué bonito se ve el pan y muy buena idea de agregar anís y canela, te voy a robar la receta ;-)

La ultima vez en que estuve en México el panadero llegó con su camioncito volkswagen y ahí adentro tenía una canastota con conchas (se ve en una de estas fotos), chilindrinas, donas, cuernitos, etc. etc., debe ser la "evolución" del panadero que antes llegaba en la bicicleta.
Ahora me dicen que las bicis se están empezando a usar otra vez, quizás lleguen también los panaderos con su canasta encima como Cantinflas.

Gracias por todo querida Carmen.
Tlaz

Juana dijo...

Pero que peinado tan relindo!!!!, como me gustaria saber hacer esas bellas trenzas a mis hijas..por desgracia mis manos no saben, acostumbradas a no peinar nunca mi pelo :(
el pan me parece precioso y todo lo que cuentas tambien...es triste ver como todo va desapareciendo en favor de comercios modernos que no tienen nada de personalidad...lo peor es que en estos tratan de imitar lo antiguo como si fuese una especie de Disneylandia :(
que me encantan tus entradas Carmen!!!!...y tus trenzas!!! solo te falta subirtelas hacia arriba y atarlas con lazos de colores!!!! :)
Guapa Carmen!!!:)

Mexico in my kitchen dijo...

Oye Carmen, pues yo creo que tu periodo Neolitico de la infacia debio de haber sido por las mismas fechas que ocurrio el mio. Jajajajaja!

Donde vive mi madre en Mexico todavia pasa en panadero en bicicleta de triciclo Pasa ya caida la tarde. Es un pan hecho por un panadero que lo preprara en su casa.

Lo que son las cosas, aca por estos lares han aparecido varias panaderias "Mexicanas" pero con panaderos Salvadorenos, asi que el pan no sabe como en Mexico, se ve igual pero el sabor deja mucho que desear.

Te picaste con el pan que hizo Flavio, a poco no esta espectacular. Yo lo pensaba hacer el Sabado, pero tenia otras peticiones de antojos que hacer antes. Esta semana si lo hago. Me recuerda mucho a un pan que venden en Coatzacoalcos que va relleno de queso.

Saludos y a cuidarse del calor tomando mucha agua.

Mely

SUNY SENABRE dijo...

Carmen, deberías contarnos cosas con más frecuencia, es tan bonito lo que nos cuentas.
La verdad es que se echa de menos esos comercios y formas de vender de antes, ahora todo tiene menos personalidad y parace igual en todas partes. Me ha encantado el video.
El pan me ha parecido una exquisitez y lforma preciosa!!!

Mil besitos guapa,

Carmen dijo...

Gracias Norma, intenta hacerlo la masa es muy flexible. Un abrazo

Gaviotica: A mí también me brillaban los ojos cuando entraba auna buena panadería, tan sólo con el olor sabías que era bueno. Gracias por tus palabras. Un beso.

Xerófilo: en esta ciudad los automovilistas no respetan ni a su madre si va caminando, las calles son muy estrechas y empinadas, no hay banquetas, imposible un hombre de estos. Es triste cómo se les olvida que todos somos peatones.
39° me recuerda cuando estuvimos en Méxicali, sentía el aire como un golpe de Manny Pacquiao en la cara. Mis condolencias. Un abrazo.


Claudia: sí querida,es muy chistoso verlo con sus panes al cuello. Un abrazo.

Prieta: sí, yo también los he visto CAMINANDO, pero en bicicleta tengo años de no verlos. Animate a hacer el pan.

Flavio: Sí, los panaderos vienen a tu casa pero motorizados, incluso algunos pasan por aquí donde vivo, gritan chistoso, apenas si se entiende lo que dicen. Nunca te imaginas que gritan: ppaaaaaaaaaaaaaaauuuuuuuuuuuuuuunn

Oye Flavio, no te confundas a Tín Tán con el Cantinflas, las diferencias son muuuuy grandes. Es Tín Tán, el mejor cómico de México.

Juana: Eso es cierto nos quieren estandarizar, que todos comamos lo mismo, que todo sea igual en todos lados, pero nosotros tenemos el poder y la decisión para evitarlo. Si tienes hijas es bien fácil comenzar a entrenarte para hacerte unas trenzas tu misma. Es tan bonito verlas bien peinadas. Un abrazo.

Mely: Es posible, creo haberte visto en alguna cacería de Mamuts
8-)
Que triste eso que me cuentas de las panaderías de por allá. A mí el pan de Flavio me recordó los cocoles de queso que hacen en Perote. Pero no están trenzados.
Un beso.
Suny: ya no tengo historias que contar, aunque no lo creeas mi imaginación se agota. Si te animas a darle para atrás en algunas entradas te encontraras cosas muy muy buenas, está mal que lo diga yo misma pero el caso es que tu me conoces apenas. Tengo ya cinco años en esto de hablar de comida y sabores. Dale pá atrás en el archivo muerto cuando veas que no publico nada.
Un gusto que pases por aquí. Un beso

Gabriela, clavo y canela dijo...

Que rico Carmen! y te quedó perfecto, lindísimo..
Que chulada de video, a los niños les gustó mucho..
besitos

Gabriela, clavo y canela dijo...

olvidé decir que me encantaron esas trenzas :)

Caro dijo...

Carmen...Qué belleza de pan, sos una artista!! Y lo que decís de los vendedores, tenés razón, aunque por lo menos acá hay panaderías de barrio, no tienen esos nombres que vos contás, se pide: flautitas, mignones, figazas, milonguitas, pan de campo y pebete...Pero los mejores son los hechos en casa, como el tuyo!!! Un beso enorme!!!

Byte64 dijo...

Ay caray, es cierto, hasta en titulo lo dice, qué tonto.
Tendré que tomar cursos de verano de cine méxicano!

Carmen, que tipo de queso le ponen a los cocóles con queso que dices?
Y tienes una receta para la masa o sigo con la mía?

Ciao!

Pily Guzman dijo...

Qué hermoso tu pan Carmen y las trenzas !!
vengo personalmente a decir "hasta pronto" gracias por tus lindos comentarios en mi blog y tu compañía durante estos meses, me desconecto unas semanas... nos vemos al regreso.
Un beso

Carmen dijo...

Gaby: procura que tus hijos conozcan las peliculas de Tín Tán, son buenísimas y muy divertidas. Un beso.

Caro: yo ya quiero una milonguita y un pebete. Qué ingeniosos nombre también. Te envío mi cariño y admiración también a tí.

Flavio: Justo antes de ver tu magnifico pan tenía intención de hacer un cocol de los de Perote, pero... no encuentro dónde metí la receta, ese se arma distinto pero le ponen requesón de vaca, y ¿sabes qué? le ponen el requesón bastante viejito, casi casi hongueando. Yo hice lo mismo con este pan, sólo que el requesón era de cabra, desde semana santa lo tenía. QUedó muy bueno, pero con un sabor pegador, F U E R T E.
A mí eso es lo que me encanta. Estoy tratando de arreglar mis chivas, es decir mis mugres en cuarto donde tengo mis libro, pero es la fecha que no acabo, aun así, de que aparce esa receta aparece. Así que cuando la tenga lista te la mando con mucho mucho gusto.
Un abrazo.

Pily, hasta pronto y gracias por avisar. Un abrazo y descanza

Mari dijo...

"El panadero con el pan,el panadero con el pan...." Que panadero tan ágil!! Me gustan las películas de Tin Tan, a mi papa les gustaba verlas siempre. Aquí todavía se ven esto panaderos por los campos pero a motor.
La receta de hoy se ve muy rica, me encanta la forma que le diste a la masa de arriba.

Un saludo :)

Viena dijo...

Vaya pan precioso Carmen, un trabajo artístico y perfecto, como esas trenzas.
En mi infancia tenía una panadería muy cerca de mi casa, así que iba a recoger el pan allí. Era un lugar muy especial del que muchas veces me acuerdo. Los panaderos eran como hombres aparte, super hombres en camiseta, grandes, fuertes, con unas enormes palas que entraban y salían de aquellos hornos. Tengo muchos recuerdos ligados a aquel lugar, porque entonces se amasaba en casa y horneábamos en el horno público.
Y sabes? Habían unos panecitos que se llamaban trenzas y que eran mis favoritos.
Felicidades por este buen trabajo. Como te dicen por ahí, tendrías que escribirnos más a menudo. Me gusta venir por aquí.
Un beso.

IDania dijo...

Carmen,
Metida en varios proyectos, he estado perdida de la blogósfera últimamente. Sin tiempo para nada. Finalmente, vuelvo a mis fogones virtuales, a subir las recetas que cocino y a disfrutar visitando mis blog-amigos!!!
Es todo un lujo entrar en ésta, tu cocina, sentarme y ver lo que preparas... puedo oler este maravilloso pan cremoso. Lo que explicas y como lo explicas es fantástico!!
Esas trenzas son preciosas!!!!
A pesar de haber sido y ser en la actualidad una fan de Cantinflas, Tin Tan era y sigue siendo uno de mis actores favoritos. A pesar de que mi pasión de siempre ha sido Pedro Infante!!!!
Un beso enorme, amiga!
IDania

Capricornio dijo...

CArmen, un millón de gracias. Por esta entrada tan llena de cultura. Un video que toca el alma de la historia, del arte y la cocina.
Un santo! y un peinado que complementan tan bien una linda lectura y para rematar, una receta estupenda, donde le has dado tu sello propio, con un resultado que invita a disfrutarlo.
Gracias por tu amistad de siempre. Un abrazo.

Nokriss dijo...

Me enantó tu entrada, tus trenzas,tu pan y también para mí el mejor cómico y más grandioso de México es TIN TAN y no hay otro!

Un abrazo Carmen!

EL PUCHERETE DE MARI dijo...

Hola Carmen, acabo de descubrir tu blog,el video me ha encantado, la receta me ha enamorado y tu blog me ha gustado mucho, yo también me llamo Carmen y te escribo desde España. Queria preguntarta si el relleno quedaria bien sustituyendo el queso por una crema pastelera, ¿tu que opinas?.
Me quedo viendo tus ricos platos y también de seguidora, ademas te añado a mis blogs favoritos para no perderme nada de lo que hagas.
Un beso enorme

Carmen dijo...

Respondo a la última pregunta, la de Tlaz ya la hice personalmente.
Carmen, tocaya, se bienvenida a este lugar. Gracias por tomarte el tiempo para comentar.
Es una estupenda idea hacer el pan con la crema pastelera. Sólo que procura hacerla bastante espesa, para evitar derrames. Si no quieres ponerle queso o requesón, podría ser también un relleno de frutas.
Un saludo

A los demás, disculpen que no conteste uno a uno. Leo todos sus mensajes, agradezco sus cumplidos y de verdad no puedo alimentar este blog con la frecuencia que quisieran.
La anécdota de Viena me ha encantado. Eso de ir a hornear en comunidad ha de surgir después una plática sabrosa y llena de chismes de todos los que participan. Me gusta.

Hilmar dijo...

Carmen, que hermosa entrada. Ese video es fantástico, toda una joya. Yo veía de niña las películas de Tin Tan, siempre muy divertidas. La receta es una maravilla.
un fuerte abrazo,

Juana dijo...

Vine a ver tus maravillosas trenzas para hacerselas a mis hijas!!!!
;)

Laura Garcia dijo...

La probaste rellenar con crema pastelera como se hace para las ensaimadas españolas? muy buena la idea la voy a probar!

Carmen dijo...

Hola Laura, bienvenida. No, no lo he probado porque no conozco las ensaimadas españolas. Seguro que será bueno pues la masa es muy sabrosa y con cualquier cosa que le pongas de relleno te queda rico.
Un saludo y gracias por pasar a este blog.