"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

domingo, mayo 02, 2010

Sus brazos, sus manos, su fuerza contruyen nuestro hogar

Active el sonido, por favor








Toda mi casa huele a comida, hice nopales, tinga, tamales, mañana es su día.


9 comentarios:

190.arch dijo...

¿Es tu obra, Car?
Hoy hay que festejar a tus albas!!
También es mi día : P

Claudia Hernández dijo...

Qué bonito y sencillo homenaje al trabajador.

Xerófilo dijo...

Hola:
Sí, qué bonito.
Pero que no se te olviden las cervezas, porque si no, la mezcla queda aguada.
Saludos
RRS

Prieta dijo...

Ah, the blue-collar guys...
Felicidades a todos los albañiles del mundo!

Xerófilo dijo...

Hola.
Se me olvidaba. Me gustó mucho la primera foto.
No sólo por su calidad, sino porque representa hartas cosas.
Fortaleza e ingenio por mencionar algunas.
Además, en mucho gracias a esos amarres, nuestras casas no se caen cuando tiembla.
Saludos otra vez.
RRS

Mar dijo...

Fotos de mucho trabajo a realizar, que bueno la comida que hiciste...
Un beso desde España

NORMA RUIZ dijo...

chispas he llegado tarde de seguro ya se acabaron los nopales, tinga y esos riquisimos tamales, lo que lo han de haber disfrutado los maestros albañiles, mil felicidades aunque un poco tarde en su día.

Carmen dijo...

Cruela: Claro, ya te felicité.

Claudia: Gracias por pasar por acá.

Xerófilo: No se puede, están jurados con la virgen.

Prieta: ¿Blue-collar guys? Creo haber oido el término, pero...no me acuerdo. Explícame, por favor.

Xerófilo: Ya ni me digas, si me ve la Biologa de Banqueta me va a regañar por no darle crédito. Esa foto ella la tomó. Y sí, la foto hasta poética me parece a mí.

Mar: Muy rica la comida, les gustó.
Un saludo de mi orilla a tu orilla.

Norma: Todavía tengo tinga, si quieres te invito un taco.

Capricornio dijo...

En horabuena por el avance de las obras. Magnífica fotografía la primera, conlleva la fuerza del trabajo, con la seguridad que será de orgullo sentarse en la nueva sala, decorar cada rincón de sus salones y aromatizar los muros con los olores de las comidas.
Un brindis por esos futuros tiempos de alegrias en la eterna primavera.