"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

miércoles, agosto 05, 2009

Hablando de máquinas inútiles

Para que molestarse en preparar uno mismo su café si ya está aquí Hina, la robot que te lo prepara con gusto y moviendo sus colitas de caballo.

Aunque de repente le tiemble un poquito el pulso.

7 comentarios:

Capricornio dijo...

Me niego a aceptar ese robot, ni regalado ni envuelto en el mejor papel...no y no.

Hace un par de años se me dañó mi "coffe maker" y entonces me regalaron un chorreador manual, con bolsita de tela. Si bien es cierto que hay que calentar agua por aparte, y estar al lado mientras el agua se transforma en café, el ritual de la bebida es de gran estìmulo, respirar su aroma, mojar la bolsita y tomarlo recièn hecho no se compara con la tecnología.
(claro, tengo un aparatòn como para 40 tazas para visitas masivas jaja).

Ben dijo...

Sólo puedo decir que es impresionante. Aunque yo comparto la negativa de Capricornio de tener un robot que prepare café....

alviin dijo...

oye, carmen, estaba por mandarte un mail de invitación y, cosa rara, no encontré tu mail, supongo se quedó atrás cuando lo cambié o quién sabe, me lo mandas acá oraontoy@gmail.com pa que no quede volando en la red?

Asilo Arkham dijo...

¡Yo quiero ese monito!

Ana dijo...

Qué miedo me dan estas cosas Carmen, gracias que nuestra generación casi no las conocerá, el hombre fabrica cosas que lo anulan, que anulan su trabajo y lo mandan al paro, qué curioso!!!
Un abrazo fuerte y feliz veranito.
Besos.
Ana

Gaviota_mx dijo...

Pos a mi los robots me dan risa, se me hacen bien tiernos pero medio retardados. Claro que las personas que los crean son todos cerebritos...

Pero cafe y robot es una combinacion que nomas no. Cafe va con libro, conversacion, lluvia...cosas asi.

Un abrazo Carmencita

Raquel Pastel dijo...

me fascina el blog!
felicidades, el contenido es muy interesante.