"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

martes, julio 03, 2007

Anédotas pachecas

Hace poco me enteré que una conocida maestra de SOGEM pasó varios años felices vendiendo pasteles de plátano. Su anécdota me hizo reír a carcajadas cuando la contaba, seguramente ella creyó que yo la imaginaba como una joven scout llevando su canasta llena de panquecitos y tocando de puerta en puerta. Más bien me hizo acordarme del neopleistoceno personal, en una fiesta de escuela, de esas porquerías fresas y aburridas que llaman: tardeadas. Nuestra concepción de esas fiestas cambió cuando una de las muchachas del otro grupo sacó un pastelito de plátano, húmedo y prietito. Venía acompañado de un singular ingrediente: marihuana. Ya se imaginarán cómo acabó aquella “inocente” reunión escolar.

Yo tenía un doctor homeópata pachequísimo que además de utilizarla a nivel personal la recomendaba para los dolores reumáticos en infusiones con alcohol. Mi madre es una gran consumidora cutánea de cannabis, ayer en la última de sus caídas del mes, recibió su espalda, brazos y piernas una dosis de marihuana con peyote que me regaló mi cuñado, ella me dijo que duermió como nunca.

Ahora resulta que en Indonesia el vicepresidente ha permitido cocinar con la marihuana pero no la legaliza, la defiende únicamente como condimento. A pesar que cuando se consume ingerida el efecto dura varios días porque se absorbe por el torrente sanguíneo.

Si ustedes desean incursionar en la aventura que es cocinar con marihuana píquenle a esta conocida y solicitada página de internet, ahí encontrarán desde un análisis nutricional de la semilla de la cannabis hasta un estofado de champiñones con ella. Anécdotas pachecas todos tenemos y si no pues prueben y me cuentan.


3 comentarios:

Pillo dijo...

Mi hermana Nata hace un pastel de chocolate "espacial" que ha dejado tumbados a más de uno..lo malo de combinarla con pastelitos o galletas es que no te mides y después ni quien te baje el avión...yo debí de haber asistido a las tardeadas de tu secundaria...las mías eran un asco!!

chilangelina dijo...

Ah, yo recuerdo esos tiempos.
El oregano tiene competencia.


Oye, este viernes hay una reunion sacatrapera en el bar de siempre, 7 pm, convocatoria en Sacatrapos y en el blog de Kabeza. Estaria verte por ahi.

pacheco euskera dijo...

Yo acostumbro cuando visitar a mi famila, hacerme enjuagues en la boca con marihuana y ponermela de colirio en los ojos. El resultado es extraordinario, puedo ver bonita a la familia y decir algo cortes. Bendita cannabis.