"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

jueves, mayo 17, 2007

Ándale, nomás una probadita

¿Quién no sucumbe ante esta proposición? El antojo de una probadita, el pequeño "piquetito", "nomás tantito" ¿Hasta dónde nos lleva un deseo por saciar?
Sólo un poco, no te va a hacer daño, ¿a poco estás a dieta? Un día del año, total, no haces esto todos los días.
Y heme aquí, con la imagen de dos pequeñísimas mujeres que me soplan al oido, una cautivante que se esfuerza por agradar y seducir, y otra que es toda virtud, continencia y frugalidad. La libertina me agrada, su sed me identifica más con ella. Aunque la moderada me augura una vida menos complicada, más saludable.
De esas probaditas condescendientes, (sí hombre ya digámoslo) por el cuerpo y por los alimentos, al hacer memoria sólo podemos concluir dos cosas, que nos llevó a los límites de un carnaval delirante, o en el peor de los casos al hartazgo. Dichosos aquellos que viven libres de antojos, hambre y de deseo porque de ellos será el reino del aburrimiento...y de la talla 0.

4 comentarios:

chilangelina dijo...

Uuuuuy, este post me viene pero que ni pintado... porque los ultimos meses han sido de pura probadita... ya ni te digo en que talla voy. Saludos!

maria tabares dijo...

Aunque la verdad de estas probaditas específicamente no me dan ganas, si estoy ya
con muchas de ganas de estar de nuevo por allá y probando otras cosas mexicanas que ya me encantan y me hacen falta. También los amigos.

Alistate para la comidita colombiana que aunque para unos pocos, haré.

Akaotome dijo...

Yo quiero comer... hace meses que no como como es debido...eso sí, me he vuelto una experta en todo aquello que implique tortilla... tacos, echiladas, quesadillas...

Carmen sin sus antojos dijo...

Pues yo ya no voy a escribir nada sobre comida porque se hace una conjunción con cada post inversamente proporcional al ancho de mi cintura. Tengo que olvidarme de antojos de carne humana y alimentos.