"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

martes, abril 17, 2007

Ah, esos críticos terribles


Que esto, que lo otro, que sancas de potro, que fue y que vino, que los blogs son una pérdida de tiempo, que la gente que escribe ahí lo hace con una desfachatez insana, que tienen que cubrir ciertos protocolos como visitar los sitios de los asiduos lectores y estos a su vez dejar mensajes, que desperdician el contacto con los libros, bla, bla, bla. La verdad es que me considero incapaz de reproducir todo lo que dijo hace unos días mi maestro de literatura sobre los blogs. ¿Será que ya me está afectando tener y leer blogs? El síndrome de los pobres diablos blogueros corre por mis venas como peste, ¡bravo!

Me parece increíble que un escritor desprecie de esa manera este medio, que vilipendie subido en un cerrito fungiendo como censor y llame a las huestes de la sensatez y el recogimiento: “Ser digno de ser leído sólo si eres publicado por un editor”. Ñeeeeeeee.

Muchas de las cosas que dijo sólo son prejuicios que ignora, cantidad de gente que pasamos por los blogs no estamos obligados a dejar un mensaje, ni a rendirle cuentas a nadie. Todos, todos pasamos con absoluta libertad y esto es lo que más me gusta, LIBERTAD, esa es la virtud de esta habitación propia.

Además, qué tanto problema hay por no estar con los libros. Me conecto después de leer mis lecturas diarias de libros que muchas veces en estos mismos blogs me entero que existen, siempre habrá un autor que me interese o un poema, etc. En fin, que mi vida de lectora no la desplazo por leer blogs y menos por escribir en uno.

La primera vez que yo descubrí un blog fue como entrar en una casa ajena y dado mi carácter voyerista me encantó, ver la construcción de la casa, el color de fondo de la pared, husmeando en las fotos que cuelgan, cómo son sus conocidos y en algunos casos hasta la música que nos introduce en la visita. Una mirada a otra vida de acuerdo a las actitudes que tiene cada ser humano. Que si su carácter no es literario, tampoco me importa, lo que me importa es que el sitio que visito tenga duende, me atrape y por qué no hasta me divierta. ¿Soy frívola y trivial porque exijo esto en los sitios que visito?

La verdad, lejos de hacerle caso a su perorata de argumentos que dijo en contra de los blogs, comienzo a tener un cariño entrañable por estos. Esos "divos" que sólo pueden hablar de literatura comienzan a aburrirme.

4 comentarios:

Guillermo Vega Zaragoza dijo...

Pues qué "maestritos" de literatura te consigues, la neta.

Igual hay pobres diablos que publican libros en editoriales dizque prestigiadas que pobres diablos en la blogósfera.

Sea quien sea tu "maestro", te aseguro que a él en su vida lo van a leer tanto como a ti te están leyendo ahora en tu blog.

El blog no anula a los libros. Ambos medios se complementan.

Sólo los necios y los soberbios no se dan cuenta de eso.

Te mando besitos.

G.

chilangelina dijo...

No sabes que gusto me dio leer este post, porque un poco me siento como tu: empezo por curiosidad, luego quise tener el mio, por supuesto, y ahora no entiendo como tarde tanto en abrir uno.
Al igual que Guillermo, yo creo que el blog complementa los libros. Y las relaciones, y la vida. De entrada, gracias a eso estoy en este espacio, disfrutando tus letras.
Larga vida a los blogs!! Blogueros del mundo, unios!!

Poly Carpio dijo...

Yo por eso voy a poner en una de mis camisetas:

I love my blogs:
http://polycarpio.blogspot.com
http://ojo-clinico.blogspot.com
htt://mexicodailyphoto.blogspot.com

aun no me decdo por cual de ellos, pero lo hare.

Poly

Akaotome dijo...

Ahora que paso enchufada a la red TOOOODO el día, los blogs se han convertido en un remanso de paz... nunca podría enterarme de lo que hacen, piensan y debrayan las personas que conozco si no fuera por la blogósfera.