"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

domingo, octubre 15, 2006

Un sábado cualquiera

El sábado en la mañana fui de guía de turistas al mercado de la Merced, Jesús no la conocía, asi que Ana Luisa y yo lo llevamos. Después de llenar las bolsas con muchos, muchos kilos, todavía se nos ocurrió ir al mercado de San Juan.
Ahí aproveche para comprar calamares, ahora ya no me volvería a quedar con la frustración de comerlos, estos estaban enormes, también compré almeja viva que se veía muy fresca. Ana compró huachinango y camarones para comer en su casa. Luego fuimos al puesto de los quesos y como Ana es muy sociable y curiosa se puso a platicar con el dueño que estaba afuera de su puesto, él les convidó de diversos quesos, luego les preparó unos tapas de pan con aliolí, y hasta les dió vino. No pude más y reclamé mi parte, si yo también estaba comprando quesos, ¿por qué a mí no me daba? Ya después me empareje con ellos, luego sacó unas rebanadas de jamón de León, patés, salamis, más quesos, de cabra, de oveja, con pistache, más y más tapas. Aclaro que Jesús y Ana comieron más que yo.
Es un hallazgo encontrar a alguién con este carácter para atender en su puesto. Nos dió varios tips para hacernos unas ricas tapas con sus quesos, su pan campesino y con el aliolí que vendía, todo estaba magnífico.
Y como ahora soy una mujer práctica que tiene que cuidar su mano y ya no hace pan, ni cocina lo que debe cocinar, me compré mi pan y mi aliolí, importado de España, las tortas de calamar supieron deliciosas con el aliolí, ni extrañé el mío. Vale la pena darle una visita, el señor te da un trato excelente, sabe vender y atrapa al cliente.
Roberto Castro.
Salchichonería y cremería "La Jersey"
Mercado de San Juan Loc. 161
Centro Histórico
tel. 5510- 43-74

El pan campesino y un queso de cabra



Los calamares en la olla, sólo con ajo, sal y aceite de oliva




La tapa de pan campesino, ensalada de arúgula y los calamares.

Todo junto para no lavar platos.

6 comentarios:

Akaotome dijo...

Uy, qué delicia

Tagarote dijo...

¡Hummmmm!!!
La ciudad se inunda de tanta salivación.

LITO dijo...

wooow
receta, pase la receta por amor de dios!

Carmen dijo...

Pues ya está ahí la receta, lo único que se necesita es no ser asqueroso para limpiar los calamares...luego se encuentra uno adentro cada sorpresa.
Hay cortarlos en aritos, ponerles ajo y sal y tan tan.
.

Ana Luisa dijo...

Ay Carmen, esto me pasa por meterme a tu página cuando tengo hambre... Yo soy la Ana del texto y añado que antes de entrar al mercado nos paramos para comer unos gusanos que como dice Carmen, "Saben a México", y sí. A pesar de todas las tapas y quesos el sabor de los condenados gusanos se me quedó en la boca toda la tadre.
Eso sí, la excursión fue una delicia!
Gracias por acompañarnos Carmen!!

Carmen dijo...

Yo no dije que comimos gusanos al entrar porque para mí ya no es novedad. Luego dicen que nomás como bichos, por cierto hoy comí tacos de gato.