"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

domingo, abril 17, 2011

Receta para perdonar

Por tratarse de los remedios de más difícil preparación, se recomienda leer las instrucciones al revés y al derecho y de arriba abajo, sin olvidar detenerse en las comas y los puntos. El resultado puede ser hasta de un 70% efectivo de practicarse las abluciones previas. El grado de éxito de este remedio desgraciadamente no ha logrado rebasar la cantidad de cada uno por cada 15 casos. No obstante, se recomienda intentar la cura por lo menos tres veces hasta adelgazar la capa de rencor para que pueda ser arrancada sin llevase la piel del enfermo.


Ingredientes


tres palabras escritas en el aire
ajenjo en rama
hiel de mariposa
compasión fresca

Se escriben primero cuidadosamente las tres palabras evitando errores porque es imposible borrar en el aire. Tienen que ser palabras que al paciente causen rencor. Una vez extraído el rencor se ponen a secar las palabras en un comal de barro (el uso de cualquier metal en la elaboración de esta receta anula su acción desamargante). Cuando se hayan tostado, se ramean las letras una por una con el ajenjo y se dejan reposar en un comal apagado. Aparte, se licua la hiel de de mariposa con una pizca de agua virgen y se le agrega, removiendo, chorritos de compasión. Se vierte la mezcla sobre el comal con los otros ingredientes y se extiende la masa con una pala de madera como si fuera una crepa, de manera que quede una pasta fina. Con ella se cubren brazos, corazón hígado y cuello del enfermo, lo más rápidamente posible para que no se seque. Una vez que se ha enfriado, se arranca de un tirón para que el dolor no impida seguir el tratamiento. Con el resto de la mezcla se prepara una lavativa para drenar la sangre, aligerando la capacidad de perdonar. Al final de la tercera aplicación, se garantiza que si el paciente no ha logrado un perdón sincero, al menos habrá disminuido considerablemente la amargura de su dolencia.


No se recomienda aplicar este tratamiento a personas heridas de orgullo ni a maniaco-depresivos.


  Saide Sesín



18 comentarios:

Claudia Hernández dijo...

Interesante conjuro para exorcizar los demonios... como el rencor y el odio. No conocía esta escritora.
Abrazos

Mexico in my kitchen dijo...

Hola Carmen,

Que original receta, que bueno fuera hacer esa pastita, aplicarla como dice y arrancar el dolor. Ya me imagino cuantas mujeres se lo aplicarian al corazon para arrancar mas que perdon.

Saludos Guapa!

Mely

SUNY SENABRE dijo...

Vaya receta, no conocía ese texto.
Buscaremos remedios más sencillos para arrancr el rencor.

Besos,

Juana dijo...

Me gusta tu receta..pero es infalible Carmen????
Esta noche la he pasado soñando contigo..parece mentira!!!...desde hace dias quiero escribirte, pero agregando unas fotos de cositas que tengo de tu pais para que veas que lindas..ya que tu eres tan de buen gusto!
Pero no logro centrarme ni lo mas mínimo, y acabar nada de lo que empiezo...es por eso que soñaba que te mostraba todo, pero yo estaba allá contigo...vaya sueños, me dejó agotada el viaje amiga!!
Bueno, esta semana no pasa sin que te escriba..me encanta leerte y me gusta contestarte..como buena platicona...aunque no te creas..ando calladita estos dias! :(
Te veo antes de marcharme de viaje el sabado!!!
mil besos !!!!!

Mari dijo...

Preciosa entrada. Muy necesitada la receta en estos tiempos. Es muy difícil perdonar, pero es de gran alivio cuando uno lo hace.

un abrazote para ti Carmen, y feliz semana :)

Sorokin dijo...

Magnífico, Carmen. Sin duda es muy bueno para perdonar. ¿Y para que nos perdonen?

Prieta dijo...

Interesante receta para el perdón. Yo no soy muy de guardar rencores, pero tal vez sea porque no ha llegado el que me ofenda de verdad. Aun así guardare la receta por si algún día la necesito.
Un saludo!

NORMA RUIZ dijo...

Carmen creo que todos deberiamos hacer esta receta, para poder sacar todo ese que vamos acumulando por tanto tiempo, un abrazo cariñoso.

Brenda dijo...

Estoy recuperándome en casa de una operación que me pareció una dura lección para no guardar enojos y rencores, por qué no vi tu receta antes? De todos modos a aplicarla.
Muchos abrazos Carmen

Gabriela, clavo y canela dijo...

Hola Carmencha! yo conozco a esa chula que camina de espaldas! jiji
Muy buena aplicación de esta medicina, a veces cuesta aplicarla.
Me puedes mandar un mensajito al cel? es que lo cambié (el num el mismo), asi guardo tu numero (soy floja para pasar uno a uno).
besotes, que descanses este fin de semana
Gaby

Mai dijo...

Hoy necesitaba de ti amiga y vine a leerte, pensé, mi Carmen seguro me levanta el ánimo ¡ y vaya si lo hiciste joder! me gusta la receta, habrá que practicar que estoy yo muy rencorosa .
Hoy me llevo dos, la de los panes de queso que me enamoraron y esta.
Querida, espero que te sientas mejor y se alivie el dolor de la mano, ah! y prometo traducir en cuanto tenga un poquitito mas de tiempo, mientras lee en catalán , si mi jefe güero lo consiguió tu mas.
Un fuerte abrazo.

NORMA RUIZ dijo...

Amiga linda vengo a agradecerte por la información que me dejaste en mí blog, esta muy interesante esa técnica, llevo varios días revisando el manual, y por supuesto que lo voy a poner en practica, te lo agradezco desde el fondo de mí corazón, mi cariño para tí que pases un lindo domingo.

miren dijo...

No conozco el rencor,pero el escrito me ha encantado;compasión es palabra muy denigrada sin motivo,el mundo sería mejor si fuéramos más compasivos.
Es un placer siempre pasear por tu blog,los panecillos de habas y queso me han enamorado,esta tarde recogeré las primeras de la temporada en la huerta de mi padre,y tengo la panificadora desde hace unos días y vacaciones hasta el domingo,esto es felicidad.
Un abrazo.

NORA dijo...

Muy difícil arrancarse el rencor cuando hemos amado a alguien y nos falla. Pero hay que perdonar 70 veces 7

Un beso Carmen

Carmen dijo...

Claudia: Yo tampoco la conozco, hace ya mucho tiempo que este texto lo tenía guardado y me pareció un buen momento de sacarlo a la luz.

Mely: Mujeres y hombres por igual, hay que ser incluyente para todos.

Suny: cuando los encuentres me los pasas por favor


Juanita: pongase las pilas y enfóquese, quiero esa carta. besos


Mari: tienes toda la razón. beso

Sorokin: para que nos perdonen habrá que hacerles llegar esta receta, nada más cambia de manos. Saludos.

Prieta, me encanta tu respuesta, no ha llegado el que te ha ofendido, Dios te conceda que nunca llege ni sentirte ofendida. besos

Norma, hay que hacer limpieza en el corazón también. Cuidate, un beso.


Gaby: y yo conozco a esa mujer maravilla que me saluda. UN abrazote

Carmen dijo...

Brenda: ¿Dónde andas ya te extrañaba? ¿Cpomo que recuperandote? CUidate, no te desaparezcas, manifiestate. Te mando mis abrazos cariñosos para que te recuperes. besos

QUeirda Mai: el catalán de aprende de boca a boca y no hay nadie por aquí que me ayude, sin embargo le mentaré la madre al apocrifo google traductor. QUlé bueno que te levante el ánimo, a mi me da gusto visitarte tambien


Miren: bendita felicidad, aprovechala, un abrazo fraterno.

Nora, gracias por todas tus palabras, te quiero amiga

Anónimo dijo...

Hola, soy Saide Sesín la ue escribió la receta. me dio gusto encontrarla acá. Pertenece a un recetario de recetas imposibles. hay para desenamorarse, para perder la esperanza, para olvidar. Son todas una ironía pues la gente se niega a perdonar sin saber que en primera instancia el que perdona se libera, el perdonado ni se entera. Un abrazo.

Guisela dijo...

Estimada Carmen, es lindo saber que hay mujeres tan honestas como tú que respetan la autoría. Gracias por compartir la receta!