"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

domingo, agosto 24, 2008

Rozándome con gente bonita

Qué malas son las crudas morales, y más aquellas que se sienten a las dos de la tarde y luego cuando cae la noche ya no podemos recuperarnos por completo.
Pues sí, caí en la tentación de dejarme llevar por las tendencias que marca la televisión.

Me fui a la expo-elgourmet en el centro Banamex. Mucho pensé al ver los precios de los cursos de cocina que tenían cada uno de los chefs participantes del canal de televisión elgourment.com. Sin embargo, la palabra mágica surgió de los labios de mi querida Xuliana: ¿No te gustaría que te pagarán así por un curso que tú dieras? Además ya te invitaron el boleto.

Y ahí va la Carmen, con la ilusión de conocer a Narda Lepes, que desde la primera vez que la vi recomendando a Radiohead mientras empanizaba unas milanesas me pareció tan agradable, tan simpática y tan bocona. Me gustaba sentarme los domingos mirando la televisión y ver como descubría las delicias culinarias en su visita a países como Marruecos, Japón, Brasil y su visita interminable por Londres.

Estaríamos aproximadamente unas doscientas personas sentadas en un salón, al frente Narda desparpajada y libre salió sin ninguna presentación. Comenzó a fundir chocolate blanco y a decir que a ella no le gustaba el chocolate blanco, /ni a mi tampoco, entonces querida, ¿qué estamos haciendo aquí?/. Comenzó a hacer una crema de chocolate blanco con pistaches y piña, el Molleaux de dulce de leche, y unas guayabas en lugar de membrillos con vino tinto y queso /¿cómo es posible que la producción no le consiguió los ingredientes originales para la receta? Yo quiero membrillos, ¡bah!/. Intercalaba los procedimientos de las tres recetas porque el tiempo apremiaba y porque hay que trabajar como si la clase fuera la faena diaria del restaurant. Narda sin pudor alguno se chupaba los dedos con el almíbar de cacao, una y otra vez lo hizo con diferentes ingredientes. Me hizo extrañar la pulcritud del chef mexicano Paulino Cruz, sin embargo me identifiqué cuando al terminar de raspar las semillas de la vainilla se talló los dedos en el cuello para aromatizarse, /huelan a la vainillita cotorra/.
Bromeó de cómo abundan aquí los postres católicos con mucho huevo, explicó su propia versión al decir que era porque con las claras de huevo almidonaban las sotanas de los clérigos. El público la interrumpía contento, le hacía más bien preguntas sobre su persona y ella encantada les respondía sus inquietudes. Terminó la clase y no probé nada de lo que preparó. Todos llenaron su apetito con fotos, fotos y más fotos de una celebridad tan encantadora. Los ochocientos pesos del cursito de hora y media no alcanzó para dar un pequeño probete de los postres, chingao.

Ya en la expo me sentí más fuera de lugar, por la falta de sentido común de los organizadores para identificar a un buen cocinero de una figura inflada por los medios de comunicación, ahi estaban dos vedettes infumables posando con el público que los califican como “chefs” del momento. Parecía que estaba en Disneylandia, una foto por cincuenta pesos con los Mike Mouse-chefs.

Lo peor, fue la salida, pinche centro Banamex, me arrancaron $90.00 de puro estacionamiento, y yo, bien cruda y sin haber tomado.

15 comentarios:

chilangelina dijo...

Gran crónica. Oye, pero que buena referencia la de la pulcritud de Paulino Cruz, creí que yo era la única que lo notaba.
Nada Carmen, experiencias como esa sólo te sirven para descubrir todo el potencial que tienes tú... te estás tardando.

Vainillito cotorro, juar juar.


Cambio de tema: te presumo que encontré el arroz basmati. Ahora no sé que hacer con él. Jelp.

Andrea y Pierre dijo...

Me gusta Narda pero te voy a contar una cosa, en un momento tuve que viajar francia argentina sin parar, ida y vuelta. y de mirar los pulcros franceses con sus chistes pulcros y dedos pulcros limpios como jardines japoneses.
Llego a argentina y que veo?
que veo?
esta chica, narda, haciendo un sandwich de tamaño ENORME! como para que coman 8 franceses!
y chupandose los dedos y despotricando!
simpatico.exotico...
besos!
andrea

Anónimo dijo...

Carmen de verdad me decepcionas ir a una expo de tontos no te das cuenta que publicidad barata te he visto tienes talento la verdadera cocina esta en nuestro pais asi como lo vas haciendo a mi me costo mucho ser barista tu crees que en la expo cafe lo iba a lograr con cursitos mediocres pues no.....

Atte camegato

Tienes talento no lo tires en cursos o talleres mediocres...

Carmen dijo...

Calmado Camegato, calmado.
Yo fui a la expo por conocer a Narda, no leíste bien. No tengo necesidad de aprenderle nada, porque nada nuevo bajo el sol se ha inventado en el rubro de la alimentación. Lo que cambia son las técnicas.

Uno acude como simple mortal, y tampoco esperaba ser igual que ella y alcanzar su éxito por ir a un simple cursito.

Me quejo de lo poco contenta que hasta ella misma estaba con esos platillos que preparó, de las otras figuras de pacotilla que por ahí andaban y de lo carísmo que resulta asistir a eventos de ese tipo.

Además "la verdadera cocina" está en todos lados donde haya autenticidad, por favor no regionalices, yo muero por comer arroz basmáti hecho por manos de un cocinero indu, una fideua hecha por mi amiga Ana en Valencia.

Y mi dinero es mi dinero y el de quién me invitó también es de él. Ah,ya estoy bastante grandecita como para recibir consejos de que hacer con mi lana. Qué extremo es usted.

Juan Carlos Medrano dijo...

(jijiji).
Me reí con un poquito de complicidad... debo admitirlo.

A mí esa Narda se me hace algo fresa y alzada... pero su acento me encanta ! (no me la perdía cuando viajó por Marruecos y cocinó hartos couscous-es).

Y sí, también como que me maravillé por sus recomendaciones musicales milagrosas a medio fondue: "e'to que e'tá' e'cutchando es de Kruder y Dorfm"a"ister (oh, cómo lo decía).

Fui su fan, pero comulgo con toda tu cruda mediática.

PS. Yo tengo amigos malandrines que con una de alitas y un seis de chelas dan sus buenas "asustadas" a los "troles enfermos" como les llamas. (je! / 'ai me avisas)

Chao.

Nenis dijo...

jajajaja me encanto lo de la pulcritud de Paulino Cruz,compartimos ser observadoras, Narda? me agrada,asi con su simpleza,y su colorida manera de hablar... pero a la vez grande en su cocina, me encanto su programa en Grecia...vaya que me lo chute 2 veces completito...el hombre ese que hacia la pasta filo ....
mi HÉROE!!!...
de ahi asi directito de las cocinas en los fogones de casa es de donde a mi (que me falta tanto) me gustaría aprender...

Ana dijo...

Lo que vale es tu experiencia y la gracia que tienes para contarnos las cosas. La fideuá la tienes asegurada, solo tienes que cruzar el charco.
Un fuerte abrazo.
Ana

*Marianita* dijo...

así es esto del abarrote... y los rock stars.
jeje. Pos ni modo, yo creo que al menos no te quedaste con la duda y a mí eso me parece bien.
yo quiero oler a vainillito cotorro!
jeje. besos muchos.

chilangelina dijo...

Ándale, regañas al Camegato, le dices de tu antojo de arroz basmati, pero no me dices cómo prepararlo.

Carmen dijo...

Ya te dije como lo hicieras Eileen

diana dijo...

Ya llegué a mi casa Car, el Bean Cat te manda saludar, se aprendió un maullido mamón que a ver cuando se lo desaprende.
A mi esos paisanos de Narda me dejan un poco amoscada, acá conozco varios. Cuando me llaman "che"... yo siento como que me están pincheando jejeje... ya me dijeron que es porque me quieren. El día que me dijo una: me copa tu campera... me tuvieron que traducir al italiano porque no entendí.
Un besazo.

Akaotome dijo...

Imperdonable esa cuota de estacionamiento...

Pillo dijo...

ay Carmenchu, osea que ni membrillos ni postre ni nada, chale..ya deberìas de publicar tu libro Carmen, como dice la Chila, te estàs tardando...Disneylandia jajaja que risa...

Pillo dijo...

Aca he visto y rpobado unas cosas que nomàs de verlas me gustarìa que estuvieras aquì para que las disfrutaras o por lo menos me explicaras jejeje...abrazotes mija...

Blas Torillo dijo...

Es como todo en la vida...

Hay gente seria, y charlatanes...

Aunque si hay que comerse las charlatanerías, la cosa es un poco peor...

Besos.