"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

lunes, julio 07, 2008

Mi abuela tenía razón, no debo jugar con la comida

Todos los días por las mañanas, cuando escojo la ropa que me pondré, anhelo que esa garúa fina que cae afuera la evaporará más tarde un sol intenso. Pero no escampa, llueve, llueve, llueve y llueve más fuerte todo el día, mi vestido sin mangas se queda cancelado. La nube se prolonga de norte a sur, de oriente a poniente. Espero que Baja California no me reciba así.

Llueve debajo de la piel de algunos y algunas que brincan lejos del asfalto, content@s y san@s. Los príncipes están siendo abolidos en un criadero cerca de Toluca. ¿Cómo le hago para que no me duela el destino de esas ranas toro que derrochan tanta dicha y promiscuidad? La dieta de Las Trillizas de Belleville se queda corta en cuanto a la versatilidad del menú de ese día: Caldito verde de rana, brochetas de rana, rana al ajillo, rana con nopales, mixiote de rana, tamales de rana, rana en barbacoa, ¿y de postre? mejor no pregunto, capaz que me dicen: manjar blanco de rana. Mi hambre arrecia pero me niego a comerlas después de haber jugado divertida con ellas. –También tenemos pollo en las mismas versiones, si le apetece. Tengo que aceptarlo, al menos éste camina, come bichitos, duerme y no es Bachoco Frankenstein, dopado con efedrina de Eduardo Bours.

Llega el pollo jugoso, por primera vez esta glotona come un platillo que no es el más representativo del lugar. El pollo saludable está magnífico, y mi conciencia no me atormenta. El sapo del que me enamoré sigue retozando húmedo y oscuro.



11 comentarios:

Xerófilo dijo...

Lo que son las cosas.

Tú vas para allá y yo vengo llegando.

No había visto llover en todo el año. Me encanta la lluvia. Me sentí feliz.

La verdad, yo hubiera pedido rana.

Aunque reconozco que, si después hubiera leído tú escrito, si me hubiera sentido culpable.

Dudo que te llueva en BC. Haya llueve más bien hacia fin de año (cima Mediterráneo, le llaman)

Saludos. Disfruta el viaje.

RRS

diana dijo...

las trillizas de belleville!!
la acabo de ver el domingo car, me encantó. eres bruja-vidente-adivinadora, es como si me leyeras sin leer : P
nunca he comido rana, no se ha dado.
dice aquí que en bc está nubladon, pero que los 45° son constantes.
un besazo, buen viaje!!

Juan Carlos Medrano dijo...

¿Sabes que me encanta de las trillizas? la música que hacen con el refri y la aspiradora... ah, y las palomitas de renacuajo (se me antojan crocantes y deliciosas, aghh).

Debo admiir que reí mucho con lo de Bachoc Frankenstein (ya me los imagino: vive!!! viveeeee!!!! jajaja / usted disculpe mi simpleza ).

Saludos.

glaukopis dijo...

pobres ranitas :( aunque la caricatura me encantò jeje

tenga paciencia que ya llegaràn los dìas soleados, sino vèngase pa' las italias que se muere de calor. Un abrazote.

Ana dijo...

Si el calor de aquí 30º no lo soporto imagínate 45º que decís que hace por ahí. Que tengas un buen viaje, bebe mucho y mantente cuidada e hidratada. Me he encantado la caricatura, no he comido rana en la vida, voy abandonando poco a poco toda la proteina animal, ya sabes, sólo hay un animal del que no puedo prescindir pero todo llegará jajjajjjajjajaj.
Un abrazo, disfruta mucho.
Ana

karla dijo...

hola Carmen, curiosamente este fin hicieron mis vecinos cangrejos hervidos es un festin tipico de la zona cajun de Louisina. Es bastante interesante. Son ricos pero no creas que me hace muy feliz el ver al animalito con sus ojitos y antentitas. En fin. me encanta ponerme a jugar con los restos de los animales y sus anclas. los agarro de marionetas y molesto a los comensales. upss.. todos me ven feo. jejeje

pd. No me gusta ni ver a la ranas, menos se me antojan. Aunque dicen que saben a pollo. Lo mismo me dijeron del cocodrilo que no sabia a pollo.

como te envio el $$ del libro.

Carmen dijo...

Xerófilo: Que tu boca sea de profeta por favor, por favor, por favor.
Así es Diana soy Carmen la super bruja
Juan Carlos a mí también me encantó esa escena. Eres el segundo Medrano que conozco y eres igual de musical que el otro.
Irene: Ayy a mí me encanta el calooooor.
No Ana, aquí no hace calor, aquí hay una pinche lluvia pedorra que ya no la aguanto, mis plantas se están volviendo locas de tanta que les cae. En Baja es dónde están a 45° o 50°.
Karla me encanta la comida Cajun, aquí casi no hay buenos lugares para comerla. Pero lo que si no te perdono es que te hayas atrevido a comer cocodrilo, y sobre todo con esa premisa: sabe a pollo, a mí si me dicen que algo sabe a pollo mejor no lo como que horror, y más el pollo que comemos aquí. Me voy a poner a llorar. Ve esto mientras te escribo mañana,saludos http://saboreartentusiasma.blogspot.com/2007/05/cmo-se-atreven.html

*Marianita* dijo...

pos yo también ando entre la lluvia sin asfalto, corren ríos de lodo, a veces saltan las pirañas.
hay que salir con kayak

Gaviota_mx dijo...

Yo también jugué con ranitas y soñé con sapos. Dicen que saben a pollo no? Pues mejor como pollo, como tú.

Que tengas una estancia padre en BC.

chilangelina dijo...

Uy, me pasó una vez, pero con conejos. Nomás no pude.
Disfruta la lluvia, el olor delicioso de la lluvia en la Ciudad de México, que no es como en ningún lado. No es el olor a tierra mojada del campo, desde luego; pero es esa lluvia fresca, rica que empapa el cemento y despide ese olor arenuzco que hace sentir todo lavadito, lavadito.
Siempre que me preguntan qué es lo que más extraño del DeFe, la respuesta es la lluvia, sin duda. (Sí, más que la comida, aunque no lo creas). Aquí llovió por última vez en febrero y al parecer sólo volverá a ocurrir por ahí de septiembre. Pero aunque “diluvie”, nunca, nunca se siente la lluvia como en mi hermosa ciudad.

Andrea y Pierre dijo...

Me ha hecho reir mucho el dibujo.
he comido rana, una vez, y no es lo que mas me guste.

besos:)
como siempre un placer leerte.

andrea