"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

jueves, agosto 02, 2007

S.O.S. Alcachofero



La alcachofa es una muchacha árabe.
Se descubre velo por velo,
suavemente,
Al final, la muy amorosa,
ofrece con toda su delicia el corazón.

Nuria Goméz Benet




La alcachofa es un alimento para
ebanistas, carpinteros y tallistas.


Ramón Gómez de la Serna

¿Les gustan las alcachofas? Esos pequeños cardos verdes que parecen una armadura medieval blindada, son de esas cosas de la naturaleza que más bien deberían considerarlas obras de arte, como que da miedo comerlas, o parecer un inútil frente a ellas y no saber dónde clavarle el diente a la susodicha. Cuando era niña una amiga de mi mamá me das dio a probar por primera vez y sucedió que yo me comí todo, todas las hojas leñosas, los pistilos y el corazón. Como no tengo los tres estómagos de una vaca, me enfermé, me dió fiebre y juré no volver a comerlas. Promesa rota a los pocos años en casa de la misma amiga de mi madre, pues tenía fijación con ellas. Después de aprender a comerlas descubrí que vendían en lata sólo los corazones. La verdad es que son de esas cosas que es preferible comerlas al natural, ir como dice Nuria: desgajando poco a poco las hojas y encontrar el corazón. Hace mucho tiempo preparamos una gran cantidad de alcachofas para una cena de San Valentín, (que mejor que unos corazones de alcachofa para celebrar el día de la melcocha) y cuál fue la sorpresa de nosotras las cocineras al ver que la mayoría de esos comensales la dejaban casi intacta.

Hay muchas razones para comerla, además de su sabor, es diurética y el agua de la alcachofa sirve para los enfermos de hepatitis. La flor de la alcachofa tiene un hermoso color violeta.

¿Qué por qué pongo este post? Porque estoy esperando que mi amigo Zugazagoitia no se olvide de mandarme su superreceta de sopa de alcachofa. Ni modo, tú la traís.
Últimamente ando muy pedinche de recetas, he estado mandando botellas al mar de las cocineras para que pueda recuperar una ínclita receta de Huaxmole que perdí y es la hora que nadie me manda nada a mi isla. Espero tener mejor suerte y luego que pueda le dedico un post al Huaxmole.

8 comentarios:

Zugazagoitia dijo...

Linda Panadera:
Soy tu visitante número 100000 y eso me enorgullece, pensé mucho si mandarte la receta a tu mail o reproducirla aquí, pero como tu dices que abundan los cocineros egoístas me reservaré a enviartela a cambio de otra tuya.
Comer es una necesidad, pero comer con inteligencia es un arte.

Guadalupe dijo...

Aclaración del veterinario:
No son 3 estomagos los que tiene la vaca. Son 4: Rumen, reticulo, omaso y abomas. Que en realidad solo el ultimo es el verdadero estomago, pero dejemoslo en que tiene 4 estomagos

Bióloga viajera dijo...

RAYOS!!
EXTRAÑARÉ TUS ALCACHOFAS MMMMH!!
:'(
y mil cosas más
mejor no pienso porque berreo.
má, ERES LA NETA. jajajajaa. ¿APOCO NO?

Carmen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carmen dijo...

Gracias Lupita: Tienes razón, me dio flojera corroborar si eran tres o cuatro, pero no te podrás quejar que te hice caso cuando escribí "el poema" a las vacas, busca aquí http://www.blogger.com/post-edit.g?blogID=23393391&postID=114731838222
333014

Biologa jalapeña: Tú también eres la neta y te voy a extrañar, pero te recibiré con una tarta tartín de membrillo para la próxima

Pillo dijo...

disculpa mi ignorancia pero creo haber comido las hojas de la alcachofa pero solo la punta, remojada en una salsa buenisima blanca....ah y los corazones tambien....si se comen las hojas????

Irenita dijo...

mmmhhh...alcachofas!!!!!! a mi me vuelven loca, en Mèxico nunca las habìa probado pero aqui en Italia cuando es temporada no dejo de comerlas!

si quieres màs recetas yo conozco un buen...

zugazagoitia dijo...

Ahí te va otra gregería:
Las alcachofas esconden con coqueterías de mujer sus corazones, y así es más apetitoso llegar a lograrlos poco a poco. Antes , en todas las hojas, hay nalgas suaves y carnosas, auunque demasiado fugaces.
R.Gomez de la Serna