"Porque es nuestro existir, porque es nuestro vivir, porque él camina, porque él se mueve, porque él se alegra, porque él ríe, porque él vive: el Alimento"



Códice Florentino, lib,VI, cap.XVII

jueves, febrero 01, 2007

Me dejaron abandonada

¿Qué personas son importantes, para transitar más ligeros en este caótico mundo?

un buen reparador de electrodomésticos

un mecánico que no sea abusivo

un médico de cabecera

un fontanero honesto y limpio

una buena tamalera

¿Qué esto último no es cierto?
Claro que es importante, a ver, imagínense que tienen una reunión en la que no quieren cocinar y no les cae muy bien la gente que los va a visitar, no se van a estar tronando los dedos para elaborarles un menú de lujo, es entonces cuando se busca a la señora que hace los mejores tamalitos que de rajas con queso, de frijol con acuyo, de pipián con pollo, de chepil, de piña, de piñón, rositas con pasas, etc,etc.

Nos duele en el alma un amor que se nos va, pero que se vaya tu tamalera favorita eso si que es una gran catástrofe.

Yo, tuve una tamalera, y lo que es tener mucho a veces, eran dos, dos hermanas que hacían los tamales más ricos que he probado en esta ciudad, además tenían el plus de hacerlos con aceite, no usaban manteca y les quedaban bien vaporositos, ligeros y sus rellenos eran de lo más novedoso. Eran vegetarianos, pero eran tan buenos que no les hacía falta la carne. Todo lo bueno se acaba y ellas se cansaron de hacerlos,así que se ya no hubo más que buscar en el bote de la esquina como gato de barrio a ver que encontraba.

Hay tamales buenos en el centro de Coyoácan, en la av. Hidalgo, más o menos respetables en una esquina cerca de mi casa, los tamales Azteca creo que ya desaparecieron sin pena ni gloria, pero los oaxaqueños gangosos de los altavoces, los Flor de Liz y Tamalli paso sin oler. Hay que buscarle y a veces se tienen que recorrer largas distancias en busca de un buen tamal. Mi hermana se va hasta Casas Alemán para comprar unos tamales que a veces están buenísimos y a veces están mediocres.

Si ustedes no son exigentes y los hace feliz cualquier tamal afuera del metro con su atole, debo decirles que los envidio.
¿Quién me invita a comer tamales el día de la Candelaria?

3 comentarios:

Lourdes dijo...

Querida Carmen,
saudades
me recordaste a doña Jose, fue con ella que aprendía a hacer tamales. Ella tenía su puesto mañana y noche (vida dura) en la esquina de gonzález ortega y el eje uno norte, del lado de mi casa por la maãnana, a partir de las 6 y del lado opuesto a partir de las 7 de la noche. Vendía de rajas con pedazos grandes de queso añejo y epazote, de puerco con salsa verde o salsa roja, los delimón que de solo pensarlos se me aguan los ojos y ya entrada en gastos, ante mi hambre voraz me preparó los de xoconostle con chile cascabel y el viaje comenzó y fuimos de las primeritas, no supe de nadie más en aquella época que nos lanzamos en busca del tamal de chocolate perfecto, que realizara la misma búsqueda. en fin, hicimos de todo de escamoles con tomatillo, de chicharrón, de malva, anisados y con hoja de aguacate, el límite era sólo nuestro apetito...
y aquí el otro día hice unos cuantos con maíz brasileño quedaron bien sabrosos, hice yucatecos, que pro cierto allá por la SCop hay un señor que los prepara espléndidos, sólo que su lugar es un muladar, e hice otros con tinta de pulpo y relleno de camarones, ajientos a más no poder que me encantaron.
te mando un beso, tengo hambre y un hijo nuevo a mis pies.
l.

Tamalologo dijo...

Carmen:
Tamalitos de pipián, tamalitos de piña, todo quieres re-canija, pos vente hasta mi orilla y te los hago con mucho gusto.

freddy dijo...

YO CREO QUE LA CULTURA DEL TAMAL ESTA MUY ABANDONADA, AUNQUE YA HAY COMPAÑIAS QUE ESTAN HACIENDO TAMALES ACEPTABLES A GRAN ESCALA COMO TAMALLI Y EMPORIO, DE FLOR DE LIS SOLO PUEDO DECIR QUE VAN DE MAL EN PEOR PUES SUS TAMALES SON TAN MALOS QUE HASTA SUS PROPIOS FRANQUICEROS SE QUEJAN Y EN EL PEOR DE LOS CASOS HASTA CIERRAN, SOY UN GRAN FANATICO DE LOS TAMALES PERO PROCURO NO COMERLOS EN LA CALLE PUES SU ELABORACION Y CALIDAD DEJA MUCHO QUE DESEAR, PRUEBEN LOS TAMALES REAL SON MUY BUENOS Y NUNCA TE DEFRAUDAN PUES SON ELABORADOS POR UN CHEFF CON MUCHA EXPERIENCIA EN COMIDA MEXICANA, Y EL PRECIO ES MAS QUE JUSTO PUES AL PARECER CUENTAN CON LA TECNOLOGIA MAS AVANZADA PARA SU PROCESO Y LAS NORMAS DE HIIGIENE Y CALIDAD MAS ALTA, LO MALO ES QUE AL PARECER SOLO HAY DOS TIENDAS UNA EN IRRIGACION Y OTRA EN LA HERRADURA. HASTA PRONTO